Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

A Greenpeace

trabajador del Polo y ciudadano de Huelva al que dice representar la Mesa de la Ría sin mi consentimiento

Me ha sorprendido vuestra visita a Huelva, no por ella misma, porque ya estuvisteis aquí hace años y la verdad deseaba que volvierais y constatarais la mejora medioambiental que hemos tenido en Huelva; lo que me ha sorprendido es el socio de cuya mano venís: la Mesa de la Ría. Y me sorprende porque a la Mesa de la Ría le importa muy poco el medio ambiente como dejan claro en su documento fundacional al que invitaron a partidos políticos, sindicatos, organismos oficiales, vecinos, pero ningún grupo ecologista, reconociendo que no había problema ambiental en Huelva; de hecho basta citar textualmente algunos párrafos de dicho documento para ver cuál es el objetivo de la Mesa de la Ría, muy alejado de preocupaciones sanitarias o medioambientales.

- "...analizar si es viable o no el traslado de las industrias del sector químico ubicadas en la avenida Francisco Montenegro, siempre que se garantice el mantenimiento de los puestos de trabajo y de la actividad industrial de estas empresas".

- "...facilitar que estas empresas decidieran permanecer en Huelva y no abandonar su actividad...".

- "...ejecutar el traslado siempre y cuando se recaben y se consigan apoyos y ayudas...".

- "Mantener el empleo que genera la industria química en Huelva...".

- "...aclare de forma definitiva la relación entre la ciudad de Huelva y el Polo Químico, tanto si de las actuaciones que se emprendan se determina que la actuación es viable, como si se constata que la única forma posible es la actual convivencia de la ciudad junto a estas industrias".

Poco después de este documento, un portavoz de la Mesa de la Ría me dijo que los puestos de trabajo, el mío incluido, le importaba una m.....; comprendan señores de Greenpeace que vuestra alianza con esta plataforma que cambia de discurso según convenga y que usa el miedo y el dolor ajeno para su beneficio, me deje perplejo y me haga dudar, en principio, de la información que han recibido al respecto. De momento, mi confianza y la muchos miles de onubenses más en ustedes... se tambalea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2005