Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAQUÍN BALLESTER | Presidente de Unión Valenciana

"Hay que prestigiar el partido y darle coherencia"

Joaquín Ballester fue elegido el domingo nuevo presidente de Unión Valenciana en sustitución del dimitido Julio Chanzá. Ganó al obtener 136 votos, frente a los 124 conseguidos por la otra candidatura, encabezada por Amparo Picó. Ballester, de 43 años, licenciado en Química y concejal en Paterna, amante del deporte -fue campeón de España de ajedrez, incluso ganó en una ocasión a Kárpov, y es corredor de maratón- aspira a sacar a UV del pozo en el que está. El domingo, tras ser elegido, hizo una llamada a la "integración".

Pregunta. ¿La tarea que tiene por delante en UV es una partida de ajedrez o un maratón?

R. Tiene las dos cosas. Hay que ser un buen estratega para estar ahí y eso te lo da el ajedrez. Y del maratón hay que coger la perseverancia, el entrenamiento, la capacidad de sufrimiento. Pero todo es muy relativo.

"Unión Valenciana irá adonde nosotros queramos, si tenemos convicción"

P. Dicen sus oponentes que su candidatura está basada en el rencor, el odio y la venganza.

R. Mi candidatura está basada en la ilusión de volver a unir el valencianismo político y cultural y recuperar a los compañeros que se han quedado en casa. Para eso hay que prestigiar la organización, imprimirle una línea recta, darle coherencia. Lo de rencor, el odio y la venganza... Yo soy una persona nueva y no sé de qué me tendría que vengar, porque nunca antes se había metido nadie conmigo. El odio también sería injustificado. A mí no me han hecho nada malo. Todo lo más, me han hecho pasar vergüenza, por ejemplo, al saltarse lo aprobado en una asamblea. Y mi primer gesto tras ser elegido fue llamar a Amparo Picó para que subiera y hablé de que no sobra nadie en el partido.

P. Y le han acusado de acercarse al Bloc.

R. Han estado diciendo que soy afín al Bloc y a Coalición Valenciana, las dos cosas a la vez, y lo han hecho para restar votos a mi candidatura.

P. Ha dicho que hay que "reilusionar" a la militancia de UV. ¿Cómo se hace eso?

R. Hablando de integración, demostrando que eres una voz independiente, que tu voz no está condicionada por ningún otro partido. Y ampliando el mensaje, no quedarse en lo de hace 20 años; hablando de cuestiones que interesan y afectan a los ciudadanos, como la sanidad o el medio ambiente, por las que UV nunca sale en los periódicos.

P. El punto de partida, con apenas unos miles de votos en las últimas elecciones, no es muy halagüeño. ¿Adónde va UV?

R. UV irá adonde nosotros queramos, si tenemos convicción. Hay una mayoría de compromisarios que se van a poner a disposición de la nueva ejecutiva, aunque hayan votado a la otra candidatura, siempre que vean coherencia.

P. Le han calificado de aperturista. ¿Qué significa eso en UV?

R. Eso habrá que preguntárselo al que lo ha dicho. Yo soy una persona dialogante. Pero si después de hablar con alguien viene otro y te pone una pistola en el pecho... Si hablo con [Juan García] Sentandreu [de CV] me acusan de acercarme a la extrema derecha. Si lo hago con [Enric] Morera [del Bloc], de catalanista. Yo quiero hablar con todo el mundo, pero primero tengo que reorganizar mi casa. Si conseguimos pacificar el partido y tener la confianza de la gente, entonces podemos hablar con quien sea.

P. PP, Bloc, Coalición Valenciana. ¿Con quién se queda?

R. El Bloc lleva otra línea de trabajo, está en conversaciones con Esquerra Unida, en un giro hacia sus orígenes, luchando por ese 5% [la barrera electoral para obtener representación en las Cortes Valencianas] que no van a mover ni el PP ni el PSOE. Con el PP queremos respetarnos. Pero, en todo caso, primero tenemos que demostrarle a la gente que no somos lo mismo. Con tranquilidad, posicionarnos en cada tema. A más de dos años de las elecciones, lo que hay que hacer es posicionarse sin complejos en cada tema que preocupe a los valencianos. Cuando se acerquen las elecciones ya será el momento de plantearse si vamos en solitario o no.

P. ¿Qué queda de la UV del fundador, Vicente González Lizondo?

R. Los mensajes básicos son los mismos, pero tenemos que ampliarlos para llegar a más gente. En 1991 UV era un partido en el que confiaron más de 200.000 valencianos y eso lo hemos perdido. Por incoherencias, por divisiones internas, por cuestiones que o las cerramos o nunca vamos a superarlo. Pero los mensajes básicos son los mismos de aquella época y no renegamos de ellos. Aunque no son suficientes, hay que ampliarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2005