Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Chupa de dómine

Tres nombres están saltando por la noche en las numerosos emisoras (potentes) de los nacionales (prepotentes): Maragall, Peces Barba y Rubio Llorente. Les ponen como chupa de dómine. Cada uno por su razón: la general es que son socialistas y ocupan cargos. Maragall tuvo que pedir perdón por sus sordos murmullos sobre el 3% que hubiera cobrado el Gobierno anterior por las obras públicas; de dónde el desastre del Carmelo. Hombre de la política práctica, no dimite. Peces Barba: está boicoteado por las víctimas del terrorismo de primera clase, el de los vascos, que han decidido situarse como grupo de presión a favor del Partido Popular. El cual es terrorífico en sus insultos. Peces Barba está asustado: le puede pasar cualquier cosa a él, a sus familiares. Se burlan de él, pero le puede pasar, y no es el único. He oído decir a otro denunciado e insultado que el problema puede estar en cualquier loco, patriota de domingo, radioyente, que crea que salva a España de un malvado. Los he visto por cientos de miles. Rubio Llorente, presidente del Consejo de Estado, está acusado de pedir el nombre de "comunidad nacional" para las autonomías. Para Nacionales, ellos: con mayúscula. Como en Movimiento Nacional. No sabe el hombre qué vocablos emplear. No es lo mismo nación que nacionalidad, que nacionalismo, o cualquier derivado. La exclusiva es de ellos, los del Movimiento. Para estos tres ya piden la dimisión. Para alguno me parece lógica: no sé qué va a poder hacer un inocente como Peces Barba, un demócrata que cree profundamente en la democracia, nombrado para ayudar a unas víctimas que le repudian. Pero esta política de buscar trampas para que la gente del Gobierno tenga que dimitir, esperando que dimita el presidente y convoque elecciones, tiene dos obstáculos: uno, que no va a dimitir, ni sus ministros; otro, que con unas nuevas generales hoy, las perderían otra vez. Y si intentan desestabilizar España terminarán como Rouco. Es un precedente interesante. La Iglesia siempre sabe qué barcos tiene que abandonar antes de que sea demasiado tarde.

(Chupa de dómine: frase anticuada, pero que se usa. Chupa, incluso, ha sido rehabilitada: una chaqueta. Dómine: el maestro, especialmente de latín. La chupa de los dómines solía ir llena de manchas, rotos o descosidos. Eran pobres: la cultura arruina).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2005