Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AULAS

La iniciativa malagueña

Este mes ha comenzado a funcionar en la Universidad de Málaga (UMA) un servicio para atender a estudiantes con discapacidades físicas o psíquicas.

Tras su aprobación en el Consejo de Gobierno del 22 de febrero, la UMA apenas si tardó una semana en poner en marcha una oficina que canalice las demandas de este alumnado. Está ubicada en el Pabellón de Gobierno Adjunto, en el campus de El Ejido (952 13 14 54). El nuevo servicio persigue la máxima integración de estos alumnos y está estructurado en dos áreas. La oficina técnica, con un psicopedagogo, un profesor especializado en discapacidad y una asistenta social, promociona el servicio entre los 38.699 universitarios malagueños y fomenta las medidas que la institución deberá llevar a cabo; entre ellas la eliminación de las barreras arquitectónicas que aún persisten para adaptarse a la normativa actual. También está prevista la difusión de su actividad a través de la página web de la UMA y las asociaciones provinciales de discapacitados.

El otro área de actuación lo coordina una comisión de apoyo, compuesta por responsables académicos de la UMA, que se encargará de marcar la política del servicio y de velar porque estos estudiantes cuenten con los recursos necesarios. Entre las medidas de apoyo, el servicio ofrece la adaptación curricular de sus estudios, el aumento del tiempo en los exámenes, el acceso al método Braille o la disposición de intérpretes de lenguaje de signos en casos de déficit auditivo. "El servicio está abierto para los alumnos que lo deseen. Tienen que aportar un estudio psicopedagógico para que valoremos su situación y ofrecerles la mejor ayuda posible. También pueden aportar un informe validado por los equipos de orientación de la Consejería de Educación o por el centro educativo del que provengan", explica Eduardo Elósegui, director del Secretariado de Servicios a la Comunidad Universitaria, quien estima que sólo un 30% de los 230 alumnos matriculados en la UMA con algún tipo de discapacidad recurrirán a este servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2005