_
_
_
_
ATLETISMO | Campeonatos de Europa en pista cubierta Madrid 2005
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El 'Bálsamo de Fierabrás'

Durante más de dos décadas, en el viejo Palacio de los Deportes de Madrid se celebraron un gran número de competiciones. Los Cagigal, los campeonatos de España, los controles de la Madrileña, inmortalizados por el entrañable fotógrafo Velasco, tenían un ambiente entre mágico y familiar que se transmitía a los atletas en la pista. Después de incendiarse, se ha construido uno nuevo, confortable y de agradable estética. Da la sensación de estar en París (con perdón), Estocolmo o Viena, y uno casi se siente obligado a acudir vestido con mayores galanuras que antaño. Pero confiamos que el duende del viejo palacio nos acompañe durante los Europeos el fin de semana.

En lo referente a los protagonistas, los atletas, nos encontramos con diferentes perfiles. Unos vienen a renovar sus credenciales de estrellas. Es el caso de la pertiguista rusa Yelena Isinbayeva o la heptatleta sueca Carolina Klüft. Para otros, ésta edición puede suponer, aprovechando el cuarto centenario del Quijote, una dosis del Bálsamo de Fierabrás que alivie los males producidos en Atenas. En éste caso el listado sería largo, y siendo el éxito o el fracaso una sensación subjetiva, evitaremos nombres. Y están los jóvenes que siempre emergen en los campeonatos bajo techo y que pasarán a la élite mundial de las próximas temporadas. Gente como los franceses Pognon (60m) y Doucouré (60m.v.) o el ruso Rybakov (altura).

Más información
Atletismo grande en el Palacio

En cuanto a los españoles, hay equipo para acercarse a lo logrado en la última edición de Viena, 10 medallistas y 11 finalistas. Además, se puede producir el caso de que la medallas se logren en casi todos los sectores del atletismo, es decir: velocidad, mediofondo, fondo, vallas, saltos y lanzamientos. De ésta forma España da la imagen de equipo europeo, más homogéneo entre las diferentes especialidades y no teniendo que delegar la responsabilidad en los mediofondistas y fondistas.

En el plano individual tienen posibilidades: Canal (400), Reina, Barrios y Jurado (800), Reyes (1.500 y 3.000), Higuero y Casado (1.500), Jiménez (3.000), Vivancos (60mv), Joan L. Martínez (longitud), M. Martínez (peso) y el relevo 4x 400 en hombres. En mujeres: Martínez (800), Alozie (60 mv), Beitia y Mendía (altura), Montalvo y Montaner (longitud) y Castrejana (triple). Todos ellos, y algunos más, forman la mejor generación del atletismo español .

Madrid, como ciudad candidata, debe organizar acontecimientos de este tipo para que, además de infraestructuras, sus ciudadanos adquieran alma deportiva para afrontar con solvencia y disfrute unos JJ OO. Ante el gélido fin de semana que se aproxima, acudir al Palacio puede resultar un planazo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_