Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa paga un millón de euros a Colmenar de Oreja por una central térmica aún sin autorizar

La planta está a la espera de la declaración de impacto ambiental y del permiso del ministerio

El Ayuntamiento de Colmenar de Oreja (6.257 habitantes) aprobó el pasado diciembre un convenio con Endesa para instalar una central térmica en el pueblo. Las cláusulas económicas obligaban a la compañía eléctrica apagar, en total, cerca de dos millones de euros al municipio. En caso de que el Ministerio de Medio Ambiente no autorizase la central, Endesa "perdería los pagos realizados". Los ecologistas han impugnado el acuerdo porque ya se han pagado las licencias (más de un millón de euros) antes de tener los permisos de construcción y la declaración de impacto ambiental.

Endesa se comprometió con el Ayuntamiento de Colmenar de Oreja, gobernado por un partido independiente, a aportar "en un plazo no superior a un mes" tras la ratificación del convenio el importe correspondiente a las licencias municipales de obra y de actividad por la instalación de una central térmica.

Ambas entidades firmaron y ratificaron el convenio hace menos de dos meses, y Endesa ya ha pagado al municipio 1.165.133 euros: en diciembre de 2004 ingresó en las arcas municipales 224.000 euros en concepto de licencia de obras y 733.133 euros por la de actividad; además, ha abonado 208.000 euros más por el primer pago de un montante de un millón de euros que la compañía eléctrica se comprometió a pagar antes del año 2015 para realizar actividades deportivas y culturales en el municipio.

Sin embargo, aunque Endesa haya abonado ya los impuestos de obras y de actividad al Ayuntamiento, más ese primer plazo de 208.000 euros, la decisión de instalar en el pueblo la central no corresponde al gobierno municipal, sino al Ministerio de Medio Ambiente, que tiene que conceder antes la declaración de impacto ambiental. Después, será la Comunidad de Madrid quien otorgue o no a la compañía eléctrica la autorización ambiental integrada.

"Eso se llama gestión"

Ayer, un portavoz municipal explicó que ambas partes -Ayuntamiento y Endesa- conocen "perfectamente" el proceso de tramitación de los permisos para instalar la central, y que aun así Endesa ha querido hacer efectivos estos pagos a sabiendas de que la decisión final no depende del municipio sino del ministerio. "Eso se llama hacer una buena gestión de los recursos económicos del municipio. Somos la envidia de los pueblos de alrededor", dijo el portavoz.

Pero la reacción de los ecologistas a estos pagos ha sido rápida. Ecologistas en Acción ha presentado un recurso de reposición contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento por el que se aprobó este convenio con Endesa. Los ecologistas aseguran que esos pagos anticipados "hipotecan [políticamente] el futuro del municipio", porque lo comprometen a apoyar la construcción de la central térmica a pesar de que "hay nuevas elecciones de por medio [en 2007]". Además, califican los pagos de "fraude", porque se efectúan "con un adelanto de al menos tres o cuatro años" sobre el momento legalmente establecido para que se inicien las obras con todos sus permisos.

La plataforma ecologista explica que el abono de las tasas por la licencia urbanística y de actividad "es manifiestamente irregular". Considera que no procede colicitar, ni mucho menos liquidar, las licencias y los impuestos "hasta que la central no tenga todos los permisos para su instalación y funcionamiento". Y añade Ecologistas en Acción: "Sin central no hay licencias, ni permisos, ni impuestos de ningún tipo que graven la realización de una actividad que no se sabe si existirá".

Por su parte, un portavoz de Endesa informaba el pasado sábado de que la compañía, al hacer estos pagos, "sólo está cumpliendo el convenio firmado con el Ayuntamiento".

La central térmica diseñada para Colmenar de Oreja se ubicaría a nueve kilómetros del pueblo, limitando con la provincia de Toledo sobre una superficie de 20 hectáreas. Comenzaría produciendo 800 megavatios y con sucesivas ampliaciones podría llegar hasta los 1.600 megavatios. Con este proyecto anunciado el pasado mes de diciembre ya son ocho las instalaciones de este tipo previstas en la Comunidad de Madrid. Todas están en las zonas sur y sureste: Morata de Tajuña, Estremera, Fuentidueña, Villamanrique, Valdemingómez, Paracuellos y Pinto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2005