Reportaje:

Unos metales a punto de fusión

El aluminio registra los precios máximos desde hace 10 años a causa del déficit de producción

Los precios del aluminio se han situado a los niveles máximos de los últimos 10 años en el mercado de metales de Londres a causa de los pronósticos que hablan de un próximo déficit de producción y a causa de la depreciación del dólar frente al euro, que abarata el metal a los tenedores de la moneda europea. El precio del cobre también se ha encarecido.

La demanda mundial de aluminio, metal utilizado en latas de bebidas y piezas automovilísticas de repuesto, aumentará un 6,2% en el año 2005, hasta los 31,8 millones de toneladas, con lo que excederá la producción en 234.000 toneladas, señala un informe de Merrill Lynch publicado la semana pasada.

La demanda mundial de aluminio aumentará un 6,2% en 2005, hasta los 31,8 millones de toneladas, según un informe de Merrill Lynch

"Parece que habrá un déficit este año, así que es posible que los precios se disparen aún más", afirma Josef Bermann, presidente de la compañía de negociación de aluminio J.B. Commodities, con sede en Tel Aviv (Israel). La caída del dólar "forma parte de la ecuación", añade Bermann.

El aluminio para entrega dentro de tres meses en la London Metal Exchange (LME) se ha estabilizado en el entorno de los 1.985 dólares por tonelada, muy cerca de los precios máximos fijados en febrero de 1995.

El metal subió un 22% en la LME en el pasado año. El uso de aluminio por parte de China aumentó cerca del 20% en 2004, según Merrill Lynch. Es posible que la demanda china de aluminio suba un 14,5% este año, frente al 5,8% que se pronostica para Estados Unidos.

China utilizó más aluminio el año pasado en industrias que van desde los envases para alimentos hasta la construcción, al crecer su economía un 9,5%. "El crecimiento y el desarrollo de China seguirán a este ritmo durante varios años", señala Richard Elman, máximo responsable de Noble Group, firma de Hong Kong que negocia aluminio y otros productos básicos.

Algunos analistas habían pronosticado un mayor déficit de producción de aluminio. Stephen Briggs, analista de Société Générale en Londres, afirmaba a principios de este mes que el suministro de este año será inferior a la demanda en 450.000 toneladas. Alcoa, con sede en Pittsburgh, creía en enero que el déficit sería de 500.000 toneladas.

Macquarie Bank, que negocia metales básicos con Goldman Sachs y Deutsche Bank, ha subido sus pronósticos para los precios del aluminio, el níquel, el zinc y el cobre, diciendo que la demanda global podría superar a la oferta en más de lo que se calculaba. "Siempre pensamos que este año será el año en que las consideraciones sobre abastecimiento estarán en primera línea", dicen los analistas Jim Lennon y Adam Rowley en Londres. "El hecho de que la expansión económica mundial se esté frenando no sería el factor más importante". Macquire, el banco de inversiones cotizado en Bolsa más grande de Australia, subió su pronóstico para el precio efectivo promedio del aluminio en el LME un 12%, hasta los 1.984 dólares por tonelada, desde 1.764 dólares. Los analistas estiman que la demanda podría superar a la oferta en 350.000 toneladas este año.

Lennon y Rowley también han subido sus pronósticos para el precio del níquel un 3,7%, a un promedio de 15.432 dólares la tonelada, ya que "un modesto aumento del abastecimiento este año no bastaría para satisfacer el proyectado aumento de la demanda, en especial en China".

En cuanto al cobre, Lennon y Rowley predicen que el precio medio durante este año rondará los 3.042 dólares la tonelada, un 2,2% respecto a la cifra previa. De momento, este metal se negocia a prácticamente los niveles máximos de los últimos 16 años, al cotizar en el entorno de los 3.235 dólares por tonelada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 2005.

Lo más visto en...

Top 50