Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Deberes virtuales y tutorías en la Red

El Liceo Europeo incorpora Internet a su sistema educativo para que sus 1.200 alumnos hagan sus tareas en una web

"Hola, Gustavo, aquí están los ejercicios de radicales 7. Espero que me envíes algo de divisibilidad porque ya he empezado a estudiarlos". Este mensaje podría ser una nota pegada sobre unos ejercicios que alguien dejó en el despacho del profesor de matemáticas. Pero no. Se trata de uno de los 30 correos electrónicos que Gustavo Leo, profesor del colegio Liceo Europeo, en la urbanización La Moraleja, recibe todas las tardes en su aula virtual, abierta de seis de la tarde a nueve de la noche. Cuando los alumnos llegan a casa después de clase, pueden resolver sus dudas en el momento usando el e-mail, enviar sus deberes a los profesores e incluso pedirles más ejercicios. Es la escuela del futuro.

El método involucra a los padres en la labor educativa con instrucciones para que ayuden a los chavales

MÁS INFORMACIÓN

A partir del mes que viene, los 1.200 alumnos de este centro escolar podrán acceder a una nueva plataforma llamada Liceo Virtual, que integra las ventajas de Internet en la educación con un sistema pionero en España, y "revolucionario", según asegura Arsenio Inclán, director del Liceo Europeo.

Con este método, los estudiantes podrán tener tutorías con los profesores de cada asignatura en cualquier momento de la tarde desde sus casas en forma de chat, o conversación en directo. "Esta fórmula sirve para resolver dudas, plantear retos, problemas, incluso se puede reunir a varios alumnos, coordinados por un profesor, para tratar de temas académicos", explica Inclán.

El sistema es muy sencillo de utilizar y está adaptado para cada alumno. Cada estudiante tiene una clave de acceso y un espacio en la Red, en el que puede guardar los ejercicios que va realizando. Al acceder con su clave se encuentra un menú con sus asignaturas y cada una de ellas dispone de ejercicios de refuerzo, teoría y material complementario. De seis a nueve también puede encontrar al profesor en la tutoría. "Los ejercicios son diferentes para cada alumno, según el nivel que tenga en la asignatura, de tal modo que pueda ir mejorando poco a poco", aclara uno de los profesores del centro.

Además, esta plataforma permite involucrar a los padres en la labor educativa con instrucciones para que ayuden a los chavales. "Si un padre o un profesor particular quiere saber cómo hemos explicado una lección en clase puede hacerlo conectándose a nuestra plataforma a través de la Red. Allí puede leer la teoría para ayudar a su hijo a hacer los deberes", continúa Inclán.

La idea de incorporar el e-mail para resolver dudas de los alumnos y enviarles los deberes por Internet surgió en 1996. Uno de los promotores de la iniciativa fue el responsable del departamento de física. "Nos encontramos con que los alumnos que tenían un profesor particular a veces recibían mensajes contradictorios con los que inculcábamos en el colegio, como que las fórmulas de física había que memorizarlas. Se nos ocurrió este sistema para que en casa pudieran mantener las mismas directrices que en el colegio", explica.

La nueva plataforma, que ha sido desarrollada por Telefónica con el apoyo del Ministerio de Industria y la Consejería de Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, también permite que los alumnos puedan ver vídeos sobre las materias en las que están trabajando. E incluso, en el caso de los más pequeños, pueden hacer dictados con la voz de sus profesores habituales.

Pero los alumnos del Liceo Europeo están acostumbrados a bregar con las nuevas tecnologías. Desde hace casi 10 años participan en el proyecto Metis, un programa que realizan con otros dos institutos de Gotemburgo y Edimburgo. Los alumnos desarrollan proyectos y trabajos con estudiantes de estos centros sirviéndose de videoconferencias para ello.

Toda la comunidad educativa está inmersa en las nuevas tecnologías. Incluso Miguel, el responsable de mantenimiento, desde hace dos años controla las averías pendientes de arreglo con una agenda electrónica.

Para poder aplicar este sistema educativo es necesario contar con muchos profesores. En el Liceo hay 120 -uno por cada diez alumnos-, que se reparten en dos turnos. Los del segundo trabajan de 12 a 21 y son los encargados de las tutorías virtuales.

El director cuenta que "no es obligatoria" la utilización de este sistema, pero que cuando "un alumno no lo usa durante dos meses se le retira el acceso".

En un futuro los responsables del centro incluso han pensado en ofrecer este método de estudio a otros centros educativos de España.

Granja y árboles en vez de libros

El Liceo Europeo es un lugar muy especial. Inspirado en los principios educativos de la Institución Libre de Enseñanza, nació en 1968. Los alumnos de este centro, ubicado en La Moraleja, no disponen de libros de texto, sino que los elaboran ellos a lo largo del curso. "No queremos que memoricen o repitan lo que cuentan sus profesores. Les enseñamos a que aprendan a pensar por sus propios medios", explica Arsenio Inclán, director del centro.

"Para ello es esencial que experimenten antes de formular una teoría", afirma. Siguiendo estos principios, para estudiar el ciclo de crecimiento de las plantas, por ejemplo, disponen de un huerto. Para aprender de dónde vienen los huevos, los pequeños acuden a una granja que está dentro de los terrenos del centro. Cientos de árboles son también sus libros en las clases de ciencias naturales.

Además, disponen de varios laboratorios (de física, química y de informática), donde trabajan en grupos (de 10 a 20) para experimentar lo que luego se les explica en las clases teóricas.

Los 1.200 alumnos, de entre 3 y 18 años, son unos privilegiados. El centro recibe cada año 500 solicitudes de padres, pero sólo 75 aspirantes llegan finalmente a estudiar en las aulas del Liceo.

La prioridad se establece por orden de lista de espera, entrevista personal y coincidencia con los padres en los valores educativos que se inculcan en el centro.

Cada año también se incorporan a sus aulas los alumos del colegio Estilo, fundado por Josefina Aldecoa, con el que comparten el ideario educativo en la defensa de la democracia y la libertad de pensamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2005

Más información