Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTA ENVIADA POR JOSÉ MARÍA AZNAR A MANUEL FRAGA

"Hoy trae la prensa una noticia que veo y no creo"

"Querido don Manuel:

La prensa de hoy trae una noticia que veo y no creo. Cuentan que en unas declaraciones efectuadas por usted ayer, una expresión suya fue interpretada como un reproche retrospectivo al Gobierno de la nación, como si éste no hubiera hecho lo suficiente por Galicia en los días trágicos del hundimiento del buque Prestige.

No salgo de mi incredulidad porque recuerdo muy bien las extraordinarias expresiones de agradecimiento hacia la actuación del Gobierno que usted ha pronunciado ininterrumpidamente durante los últimos dos años. No olvido sus palabras y sus calificativos cuando el Consejo de Ministros reunido en La Coruña el 24 de enero de 2003 aprobó el Plan Galicia, que con una inversión total de 12.459 millones de euros (más de dos billones de las antiguas pesetas) significaba el impulso definitivo para la modernización de Galicia, y en particular de sus comunicaciones. También me acuerdo de las palabras que usted pronunció en los actos en los que juntos pusimos en marcha las obras de infraestructuras de Alta Velocidad comprometidas en ese Plan. Por no decir sus elogios, seguramente excesivos, en los actos en los que juntos pedimos y obtuvimos el voto de miles de gallegos. Y recuerdo con especial cariño las palabras que privadamente usted me decía en aquellos terribles meses, como aquella ocasión en que vino a comer a mi casa con mi familia.

Creo que conviene aclarar las cosas. Por mi parte siempre he guardado lealtad a mi propia trayectoria y a mis propias palabras, y no sólo porque la hemeroteca sea muy cruel con quienes mudan de posición de forma inexplicable. El Gobierno se volcó en Galicia en aquel momento. Sobre todo Mariano Rajoy, quien hoy es Presidente Nacional y líder de nuestro partido. También se volcaron Rodrigo Rato, Francisco Álvarez-Cascos, Jaume Matas y Elvira Rodríguez, pero sobre todo Mariano Rajoy.

Por él, por usted mismo, y por nuestro partido, creo que haría usted bien en no dejar que esas interpretaciones queden sin reparar. No por mí, que ya no me presentaré a unas elecciones, aunque también merezca algo de consideración.

Atentamente, José María Aznar"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005