Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El bebé 81 recupera a sus padres

El bebé 81, el huérfano más disputado del maremoto, ha recuperado a sus padres. Hasta ahora tan sólo era conocido por este número, el de su registro en el hospital que lo atendió tras la catástrofe. Después de ocho semanas de polémica y disputas sobre la paternidad del niño de tres meses de edad encontrado entre los escombros de un pueblo de Sri Lanka destruido por el maremoto el pasado diciembre, el resultado de las pruebas de ADN, revelado ayer, han confirmado la identidad de los padres del bebé.

Anunciado por el juez del distrito de Kalmunai, M. P. Mohaideen, el resultado ha puesto fin a la incógnita de la identidad de este superviviente, y lo ha identificado como Abilais Jeyarajah, el bebé arrancado de los brazos de Janita Jeyarajah por las olas el pasado 26 de diciembre.

Nueve mujeres de Sri Lanka afirmaban que el pequeño Abilais era su hijo

En una vista celebrada a puerta cerrada con los abogados del caso, el juez aseguró que "la pareja que reclama ser los padres son los padres biológicos del niño aludido como el bebé del maremoto".

Murugpillai y Janita Jeyarajah, que durante cerca de dos meses han reclamado por todos los medios a su alcance la paternidad del bebé -amenazaron incluso con suicidarse si no recuperaban a su hijo-, rompieron a llorar y abrazaron a su abogado al ser informados de la decisión judicial. "Hemos confiado siempre en que se reconociera nuestra demanda", aseguró un emocionado Murugpillai, "pero hemos tenido que esperar hasta hoy".

Por su parte, Janita, la madre, ha prometido que en cuanto recupere a su hijo cumplirá la promesa de partir 100 cocos en el templo dedicado al dios hindú Ganesh. Tendrá que esperar hasta el miércoles, fecha que ha fijado el juez para que Abilais vuelva con sus padres.

El caso del bebé 81, conocido con este nombre porque fue el paciente número 81 admitido en el hospital de Kalmunai el 26 de diciembre, ha alcanzado amplia notoriedad y difusión al convertirse en el símbolo de la tragedia y el caos ocasionado por el maremoto en esta pequeña isla del Índico. La costa del distrito de Ampara, donde se halla la localidad de Kalmunai, fue una de las zonas más afectadas por la acción de las olas asesinas. Aquí se registraron más de 10.000 muertos, casi un tercio del total de los fallecidos en Sri Lanka.

En la tarde del domingo 26 de diciembre un hombre de mediana edad llevó al hospital de Kalmunai un bebé de pocos meses que presentaba heridas leves y magulladuras por el cuerpo. Según afirmó al hacer entrega del niño, lo había encontrado enterrado entre el lodo y los escombros en la playa. El personal del hospital registró el ingreso del niño con el número 81.

Nueve mujeres de la zona de Kalmunai aseguraron reconocer a sus hijos desaparecidos en el bebé 81. Entre ellas, Janita Jeyarajah, de 25 años de edad, quien aseguraba que el niño era su hijo de tres meses que las olas le habían quitado de los brazos en su cabaña en la playa. El maremoto destruyó la casa de esta familia, y con ello, todos los documentos de identidad e historiales médicos, por lo que no tenían con qué apoyar su reclamación. Pese a ello, Janita y su marido insistieron y presentaron una demanda policial para recuperar a su hijo. El 12 de enero un edicto legal ordenó al hospital entregar el niño a la familia Jeyarajah, pero ante la insistencia de otras familias que reclamaban al bebé 81, el personal médico se negó a obedecer la orden alegando que necesitaba atención médica. Ante la polémica, el juez de Kalmunai ordenó el pasado día 2 que se efectuaran las pruebas de ADN para resolver definitivamente el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2005