Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un reflejo de todas las clases sociales

El cortometraje Mi señora dura apenas tres minutos aunque su director ha realizado una trilogía. Doce minutos en los que no sólo aparece el hombre de la furgoneta, que provocó ayer las quejas de algunos presos que señalaron que "siempre que sacan un video de éstos, sacan a gente marginal".

El nuevo cortometraje lo realiza el mismo actor, José Chaves, aunque sólo actúa interpretando a la persona que insulta a la mujer desde la furgoneta. Después, José Chaves caricaturiza a un ejecutivo que, aunque no dice nada, piensa lo mismo que el hombre de la furgoneta. En el tercer personaje, interpreta a un hombre de clase media.

Tres situaciones que se correponden con la vida real, según Juan Rivadeneyra. "Con la trilogía he querido mostrar todas las clases sociales, incluso que las mujeres también son un estamento muy fuerte y que a veces reproducen los mismos comportamientos del hombre", afirmó el director que añadió que "todo el hombre que niegue lo que se ve en el corto es un mentiroso".

A su lado, Saez recalcó que "el proceso de visibilización de la violencia de género es análogo al que se hace para no verla. Todo el mundo percibe la violencia de género como algo normal. El proceso es gradual, de menos a más, y poco a poco se va normalizando. No vemos las cosas por nuestra cultura. Y a veces lo único que escuchas del entorno es que se ríen de tí y entonces el hombre salta. Si fuésemos conscientes de eso igual pararíamos las cosas y les diríamos a nuestros amigos que no pasa nada, que uno se separa y que ya está. Pero está el problema de la hombría que no nos deja ver la realidad y a veces podemos alentar la violencia del que está a nuestro lado insconcientemente", señaló el presidente de FIS. Su fundación está preparando una guía didáctica sobre la violencia de género que, junto al corto, se va a repartir en colectivos sociales, institutos y organizaciones andaluzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2005