Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sistema interactivo del SAS estará operativo antes de final de año

El Diraya facilita el acceso al historial médico y la solicitud de citas o recetas

El Diraya, el sistema informático interactivo del Servicio Andaluz de Salud (SAS), estará operativo antes de final de año, según anunció ayer el secretario general del SAS, Antonio Peinado, quien destacó, entre otras prestaciones, que el historial médico del paciente estará disponible en cualquier momento y lugar; la gestión de citas directamente por el usuario o la receta electrónica, que evita recurrir al médico para obtener la prescripción.

El dirigente del SAS explicó que el programa Diraya, que amplía el anterior sistema informático TASS, desarrollado por el SAS en las últimas décadas, ha requerido una inversión adicional de 60 millones de euros y coloca al sistema sanitario andaluz "en la vanguardia de Europa".

"Dentro de pocos años será inaceptable un sistema de salud que no preste estos servicios informáticos, al igual que pasaría hoy si un banco no tuviera cajeros automáticos", añadió.

Peinado aseguró que los problemas sufridos días atrás por el sistema informático del SAS con motivo de la implantación del programa Diraya ya se han solventado y negó que el trasvase de las historias médicas al nuevo modelo haya propiciado pérdidas de expedientes, como ha denunciado algún Colegio Médico.

"Es radicalmente falso, porque no se puede perder algo que no cambia; la base de datos actual permanece y por ello no pueden perderse los datos que se han trasvasado al programa Diraya", añadió.

La historia de salud digital única sustituirá a la existente en centros de atención primaria y hospitales, y permitirá consultar el historial médico de un paciente desde cualquier punto del sistema sanitario y trasvasar sus datos entre médicos y centros.

También permitirá al usuario -inicialmente a través del servicio telefónico Salud responde y posteriormente mediante el sistema informático Inters@s- solicitar directamente una cita con su médico de familia y que éste demande o envíe informáticamente pruebas al especialista.

Esta historia de salud digital se ha implantado ya en más de tres mil consultas, atendidas por 2.236 médicos y que cubren a una población de tres millones de andaluces y está previsto que antes de final de año esté operativa en toda la red de atención primaria para extenderse, en 2006, al área hospitalaria.

Respecto a la receta electrónica, en cuya implantación colaboran los colegios farmacéuticos andaluces, permitirá que el paciente crónico logre su medicamento directamente de la oficina de Farmacia, sin tener que acudir al centro de salud, lo que liberará de cargas burocráticas a los médicos de atención primaria.

La generalización del sistema Diraya creará, además, una potente herramienta de investigación, pues consolidará una base de datos sanitarios de más de siete millones de personas.

El secretario general del SAS aseguró que este nuevo sistema informático cumple todas las restricciones legales impuestas para garantizar la confidencialidad de la documentación médica, ya que el paciente podrá determinar qué informaciones no podrán ser conocidas, y cuenta con sistemas duplicados que garantizan su funcionamiento en caso de avería.

Además, las instalaciones del programa ubicadas en Sevilla, se duplicarán con otro centro paralelo, en Málaga, para solventar posibles incidencias.

Peinado destacó que el modelo Diraya se ha implantado "con el consenso" de los profesionales sanitarios -400 de ellos han participado en su desarrollo- y dijo que ya se han impartido 551 cursos de formación para explicarlo a 9.135 profesionales.

Según Peinado, en 2006 se habrán extendido a toda la población andaluza las prestaciones del sistema Diraya, en cuya elaboración han participado treinta empresas, entre ellas las principales multinacionales del sector de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2005