Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo es el factor que más influye en España en la decisión de abortar

Un estudio del CSIC afirma que las mujeres interrumpen la gestación cada vez más jóvenes

Tener un trabajo asalariado es el determinante que más pesa para que las mujeres decidan abortar, según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) presentado ayer. También detalla que la edad media de quienes interrumpen el embarazo por primera vez ha bajado de los 28,33 años en 1991 a los 26,55 en 2001. Al tiempo, la edad media para tener el primer hijo ha subido de 27,17 a 29,10 años. Entre las que frenan la gestación aumentan las mujeres sin hijos (54%) o con uno (21%). Una de cada cuatro ya había abortado al menos una vez.

El "primer estudio que identifica los factores determinantes para recurrir al aborto en España" -en palabras de sus autoras, Margarita Delgado y Laura Barrios, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- analiza el aumento de las interrupciones del embarazo entre 1991 y 2001 por grupos de edad. Traza los perfiles de las mujeres entre 15 y 49 años que detienen la gestación y los compara con el total de la población femenina de esa edad a partir de los datos censales de ambos años.

El aborto, despenalizado en 1985, aumenta de forma sostenida en España. En 2003 se practicaron 79.788 interrupciones, lo que supuso frenar el 15,3% de los embarazos.

- Abortos pronto, hijos tarde. "Cada vez tiene mayor peso el aborto en las edades más jóvenes. Al tiempo, la maternidad se retrasa", detalla Margarita Delgado. Así, mientras la edad media en la que se tiene el primer aborto ha bajado del los 28,33 años en 1991 a los 26,55 de 2001, la de la primera maternidad se ha retrasado de los 27,17 años a los 29,1. A grandes rasgos, la comparación entre 1991 y 2001 revela que los grupos con mayores incrementos de aborto "son los compuestos por mujeres no casadas, conviviendo en pareja, activas (excluyendo a las empresarias autónomas), residentes en municipios menores de 10.000 habitantes, para las que el aborto era una opción ya utilizada anteriormente, sin hijos o sólo con uno", según la investigación.

- Situación laboral. Según las autoras del trabajo, financiado por la Fundación Schering, tener un puesto de trabajo, sobre todo por cuenta ajena, es "el determinante más importante para la decisión de abortar". "Comparativamente, interrumpen más el embarazo las mujeres que tienen un empleo que aquellas que carecen de él", puntualizan la demógrafa Delgado y la estadística Barrios. Llegan a esta conclusión tras observar que las mujeres ocupadas representaban el 57,2% de las que abortaron en 2001 (ese año la ocupación femenina entre 15 y 49 años era del 49,7%). En cambio en 1991 las empleadas suponían el 51,2% de las que interrumpían el embarazo (entonces tenía empleo el 34,1% del total de mujeres en ese tramo de edad). Este hecho "refuerza la percepción observada en otros estudios de fecundidad acerca de una asociación negativa en la sociedad española entre número de hijos y actividad laboral", detallan las expertas en el estudio. Puntualizan que "a mayor actividad, menos hijos, pero parece que también por la colaboración de más abortos". "Esto lleva a pensar que hay un problema serio para conciliar la vida familiar y laboral", añaden.

- Mayor aumento en las jóvenes. El estudio, titulado Los determinantes de la interrupción del embarazo en España, detalla que el número de abortos se multiplicó por 1,67 entre 1991 (41.910) y 2001 (69.857). El mayor aumento se produjo entre las jóvenes de 15 a 19 años: la cifra de interrupciones se multiplicó por 1,82 (de 5.441 abortos a 9.918). En 2001 fueron las responsables del 14,2% de las interrupciones, mientras que en 1991 lo habían sido del 12,98. La mayor incidencia del aborto se mantiene en el grupo de 20 a 24 años (ronda el 28%).

- Ser madre. Tener o no descendencia es el segundo factor que más influye, según el estudio. En 1991, el 51,1% de las mujeres que abortaron carecían de hijos (el 47,2% de las mujeres entre 15 y 49 años tampoco los tenía). Una década después esta proporción se elevaba al 54% (frente 46,6% de la población femenina de esa edad sin descendencia). Sin embargo, entre las mujeres de 30 o más años (protagonistas del 35,2% de los abortos) predominaban claramente las que ya eran madres.

- Solteras. El estado civil ocupa el tercer puesto en importancia entre los factores que determinan el aborto, según el trabajo. Llegan a esta conclusión tras observar que en 2001 el 63% de las mujeres que abortaron estaban solteras, frente al 53,7% de 1991. Entre las solteras que abortan han aumentado notablemente las que conviven en unión de hecho. El nivel educativo apenas pesa como determinante del aborto.

- Más reincidencia. La proporción de mujeres que abortan más de una vez ha aumentado. El 20,6% de las que interrumpieron el embarazo en 1991 había pasado por una o más intervenciones. En 2001 la proporción fue del 24,6%. En 2003 subió al 27,3%. Es más alta entre los 30 y los 34 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2005