Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

La juez del 'caso Manzano' falla que doparse no es delito

Doparse o verse obligado a tomar productos prohibidos para aumentar el rendimiento no es delito en España. Esta verdad, que ciertas autoridades deportivas ponían en duda -hablaban de que, en el fondo, entre los delitos contra la salud pública tenía cabida el doping- fue elevada ayer a verdad absoluta por la juez María Antonia Torres, titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid, quien acordó "el sobreseimiento libre y archivo" de las actuaciones relativas a las declaraciones del ciclista Jesús Manzano al diario As "por no ser los hechos [denunciados] constitutivos de delito".

Manzano, que corría en el Kelme, relató en el periódico madrileño con detalle y morbo las prácticas dopantes a que se sometió y se vio obligado a someterse; las inyecciones, los productos, las fórmulas para pasar los controles, las recomendaciones de su director deportivo, Vicente Belda, y de sus médicos, Eufemiano Fuentes, Alfredo Córdova, Walter Viru y Yolanda Fuentes... La federación española puso en marcha una comisión de investigación que recomendó la remisión de sus hallazgos al juzgado por si constituían delito.

Según la juez, quien llamó a declarar a varios de los implicados, pero no ordenó una investigación a fondo, ni registros, ni redadas, ni escuchas -la práctica habitual de los tribunales belgas, franceses e italianos, países con una ley penal específica contra el dopaje-, lo que denunció Manzano no es delito. Ni suyo ni de sus jefes del Kelme.

Mientras el presidente de la federación, Fulgencio Sánchez, no se atrevió a mantener que la comisión de investigación reasumirá el tema -el dopaje sigue estando prohibido por las normas deportivas- para llegar hasta el fondo de las denuncias, los abogados de Manzano, que ya se esperaban el desenlace "vista la falta de entusiasmo de la juez con el asunto", anunciaron que recurrirán el archivo ante la Audiencia Provincial de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2005