Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nieve cubre media provincia de Castellón y Valencia padece la lluvia y el granizo

Un rayo mata a un joven que jugaba al fútbol en San Antonio de Benagéber

La borrasca que está atravesando el norte de África y que impulsa viento húmedo a la Comunidad Valenciana ha dejado importantes nevadas en el interior de la provincia de Castellón -con cierre de carreteras incluido-. En Valencia las precipitaciones se presentaron con fuertes lluvias y granizadas intensas. Las tormentas, acompañadas de fuerte aparato eléctrico provocaron incendios e incluso la muerte de un joven que jugaba al fútbol en San Antonio de Benagéber. Las asociaciones agrarias comentaron que estas lluvias son "la puntilla de una mala campaña".

Hasta 5.000 rayos se produjeron durante la tormenta que provocó el corte de carreteras

Al cierre de esta edición, sólo se necesitaban cadenas para transitar por la carretera CV-173 que une la provincia de Castellón con Mosqueruela, en Teruel. Además, se recomendaba circular con precaución por nieve en la CV-170 entre Atzaneta y Teruel, la CV-1720 entre Vistavella y Masia, en la CV-15 entre Benassal y Teruel, la CV-124 entre Forcall y Ares y en la CV-125 entre Morella y Teruel. En la provincia de Valencia, los problemas se circunscribían a la CV-346 a la altura de Chelva. Por la mañana, se había cerrado el tráfico en la CV 125 y la CV173 por nieve.

Pese a que no ha habido una situación de frío intenso como hace dos semanas, la nieve llegó con fuerza a las comarcas de El Maestrat, Els Ports, L'Alcalatén y zonas del alto Millares. En Vistavella la nieve alcanzó incluso los 21 centímetros de espesor. De hecho, la mínima registrada por el centro meteorológico de Valencia del Instituto Nacional de Meteorología (INM) fue de 0,3 grados en Castellfort, frente a las mínimas de hasta doce negativos alcanzados en la zona hace 15 días. Las mínimas fueron de 7 en Valencia, 8 en Castellón y 6 en Xàtiva.

También hubo nieve en el interior de la provincia de Valencia, aunque los principales problemas se derivaron de la fuerte granizada caída la noche del lunes. Poblaciones como Moncada, Vinalesa o Alfara del Patriarca amanecieron con un manto blanco. Pese a que hacía horas que ya había caído, la elevada cantidad de granizo hizo que aguantara hasta la mañana en las calles.

Fuentes del centro meteorológico de Valencia comentaron ayer a este diario que el origen de la inestabilidad de estos días está en la borrasca que ha atravesado el norte de África y el sur de la península de oeste a este y que ayer por la noche estaba ya sobre Túnez. Estas bajas presiones han empujado el viento húmedo del noreste que ha traído la lluvia y la nieve. En 24 horas se recogieron 51 litros en Alcalà de Xivert, 43 en Xert, 41 en El Puig, 43 en Catí y 30 en Valencia.

Pese a que no se trata de una época en la que sea frecuente, también ha habido importantes episodios de granizo. Sobre las capas bajas se ha situado una masa de aire muy fría que ha agudizado el contraste térmico y ha sido la causante de las pedregadas, fundamentalmente caídas en el litoral.

A este fenómeno se sumó el fuerte aparato eléctrico que acompañó a la lluvia. En total cayeron unos 5.000 rayos, uno de los cuales cayó sobre el joven J. A.G.F, de 25 años, que se encontraba jugando al fútbol en el complejo deportivo Cracks de San Antonio de Benagéber con el equipo de su empresa Viuda de Federico Giner. El rayo apagó los focos del campo y al retirarse los jugadores se dieron cuenta de que J. A., se encontraba tendido en el campo. Pese a remitirlo al Centro de Rehabilitación de Levante, llegó ya cadáver y no se pudo hacer nada con su vida. Otro rayo provocó un incendio en un depósito de 1.000 litros de disolventes de una empresa de Paterna y uno más derrumbó parte del techo de una vivienda de L'Eliana e hirió a uno de sus inquilinos. En Alzira, la caída de un rayo provocó el desplome de un pequeño chalet deshabitado situado en la calle l'Ametler de la urbanización El Respirall, informa Xavier Espanya.

Ante estos hechos, el Instituto de Tecnología Eléctrica (ITE) recordó ayer que en el caso de que se produzca una tormenta eléctrica nunca se debe correr si se está en un descampado, no hay que buscar refugio bajo un árbol ni ir hacia el agua si se está en la playa, y es necesario alejarse de los objetos metálicos. Si la tormenta es muy intensa y se está en campo abierto, lo recomendable es permanecer de cuclillas en el suelo con los pies juntos para evitar los efectos indirectos de las tensiones inducidas en el terreno. Lo más seguro es buscar un refugio en casas y coches, nunca bajo un árbol, ya que la humedad y la altura aumentan la intensidad del campo eléctrico e incrementan la probabilidad de atraer un rayo.

El granizo ha causado importantes daños en los cultivos de algunas zonas, especialmente en la comarca valenciana de La Safor, donde, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), unas 4.000 hectáreas de cítricos han sufrido daños valorados en tres millones de euros. AVA y La Unió de Llauradors-COAG detectaron daños también en L'Horta Nord y Camp de Turia, en la provincia de Valencia; Vinalopó y La Vega Baja en Alicante; y El Maestrat en Castellón.

Fuentes del INM advirtieron que aún se esperan episodios de lluvias para hoy que podrían ser intensas en algunos puntos. La predicción es que a mediodía vaya mejorando el tiempo de norte a sur de la Comunidad Valenciana y que el jueves se imponga el sol en la mayoría del territorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2005