Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Federico Miraz, periodista

El periodista Federico Miraz Fernández falleció en Córdoba en la madrugada del sábado a causa de una insuficiencia cardiorrespiratoria tras una larga enfermedad, a los 82 años.

Nacido en Ferrol en 1922, Miraz estudió Derecho, Periodismo y Magisterio y comenzó su andadura periodística en El Faro de Vigo.

Redactor jefe del diario Voluntad, de Gijón, entre 1943 y 1954, se fue después a León, donde dirigió Proa, la Hoja del Lunes, fundó la emisora La Voz de León y fue presidente de la Asociación de la Prensa de la ciudad, así como vicepresidente de la Federación Nacional de Asociaciones de la Prensa de España.

En 1961 volvió a Gijón, donde dirigió el diario Voluntad hasta 1973, fecha en que se incorporó como director a Córdoba, entonces diario regional del Movimiento. También fue presidente de la Asociación de la Prensa de Córdoba.

Dirigió Córdoba entre 1973 y 1983, una década de importantes cambios en la prensa: los últimos años del franquismo y la apertura informativa que supusieron la transición y la democracia, la privatización del periódico y su transformación tecnológica.

A partir del año 1981, dos infartos le fueron apartando del periodismo activo, que tuvo que abandonar de forma definitiva en 1983.

Como señala Antonio Gil, subdirector de Córdoba, en la edición del diario del pasado domingo, "El país iniciaba rutas nuevas y las siglas políticas se abrían paso, mientras se iba forjando en las páginas de los periódicos una nueva opinión pública, entre recelos, proyectos, incertidumbres y esperanzas. A Federico Miraz le tocó ensanchar el abanico de las noticias, invitar a nuevos colaboradores, acoger a tantos personajes con su idea y su ideología, ir tomando el pulso a una Córdoba nueva que tendría que elaborar su presente y su futuro desde el veredicto de las urnas. Por eso en su marcha definitiva, la ciudad debe decirle adiós con gratitud".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2005