Rice anima a israelíes y palestinos a no desaprovechar la oportunidad de la paz

La secretaria de Estado de EE UU promete en Jerusalén la ayuda de su país "a todos los niveles"

Nada más pisar Jerusalén, la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, animó a israelíes y palestinos a "no desaprovechar la oportunidad de paz creada en Oriente Próximo" y, aunque desveló que "EE UU no interviene en las negociaciones", prometió la ayuda de su país "en todo momento y a todos los niveles". Prácticamente coincidiendo con la llegada de Rice, la policía israelí aumentó el estado de alerta en todo el país ante el temor de atentados destinados a boicotear la cumbre israelo-palestina que mañana se celebra en Sharm el Sheij y que auspicia el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Más información
Abbas y Sharon anunciarán en su cumbre en Egipto un alto el fuego "mutuo y total"

Rice, en su primera gira a esta región desde que es la nueva cara visible de la diplomacia estadounidense, se reunió ayer con las autoridades israelíes en Jerusalén y hoy visitará la Muqata de Ramala para dialogar con el presidente palestino, Mahmud Abbas, conocido como Abu Mazen. La intensa jornada de Rice en Israel empezó con una visita al Museo del Holocausto en Jerusalén y siguió con cortas reuniones con su homólogo israelí, Silvan Shalom, y con el presidente del Estado, Moshe Katsav. Como estaba previsto, dedicó mucho más tiempo a su encuentro con el primer ministro, Ariel Sharon, quien, a fin de cuentas, es el único que tiene poder de decisión.

Una optimista pero cautelosa Rice alabó las medidas tomadas por el Gobierno de Sharon (léase liberación de presos palestinos y retirada de cinco ciudades cisjordanas) de cara a la cumbre de Sharm el Sheij. "Estoy esperanzada ante los acontecimientos que se producen en Oriente Próximo. Por un lado, vemos que hay un nuevo liderazgo palestino que ha tomado medidas contra la violencia, y por otro, que el Gobierno israelí está firmemente determinado [a ejecutar] el plan de desconexión de la franja de Gaza y la retirada de cuatro colonias de Cisjordania".

La consejera más allegada al presidente de EE UU, George W. Bush, expresó su confianza en que la cumbre de mañana servirá como pistoletazo de salida para volver al olvidado carril del plan de paz de la Hoja de Ruta. Por cierto, Rice quiso dejar claro ayer en Jerusalén que su ausencia en la cumbre de mañana no significa ni mucho menos un desprecio a la misma. "No necesitamos estar en el escenario ni enviar una personalidad de primer nivel a la cumbre para demostrar que somos un actor clave en la película que protagonizan palestinos e israelíes", comentó un miembro de la amplia y protegida delegación norteamericana.

Apoyo regional

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La secretaria de Estado aclaró: "Pese a que nuestro papel sigue siendo importante, la responsabilidad recae sobre todo en las dos partes [palestinos e israelíes]". Rice agradeció la mediación de Egipto y Jordania y recordó que "el apoyo regional debe ser consistente".

Respecto a su encuentro con Sharon, Rice afirmó: "No es la primera vez que nos vemos. Tenemos una experiencia ya de decenas de reuniones y hoy le he expresado el apoyo de mi país y de mi presidente al diálogo con los palestinos y la determinación que tenemos para aplicar la visión de dos Estados, Israel y Palestina, que convivan como vecinos". Sharon agradeció la ayuda norteamericana y señaló que la visita de Rice "ayudará a todos a avanzar en el proceso de paz".

Rice pidió a Israel que intensifique la colaboración en asuntos de seguridad con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y sentenció antes de abandonar la rueda de prensa: "No podemos permitir que un terrorista consiga enterrar las esperanzas de paz creadas en las últimas semanas".

Los servicios secretos internos israelíes filtraron su temor a un inminente atentado palestino, calificado de "estratégico", para boicotear e incluso suspender la cumbre de Sharm el Sheij. El ministro sin cartera Haim Ramon (del Partido Laborista) afirmó ayer que "hay muchos radicales palestinos que están haciendo esfuerzos para cometer un atentado contra Israel. Su objetivo es boicotear a Abu Mazen y la cumbre de Sharm el Sheij y lo quieren hacer matando el máximo número de judíos". Los servicios secretos apuntan al grupo libanés proiraní Hezbolá como el principal movimiento que desea frustrar el renovado proceso de diálogo.

El consejero de Abu Mazen Nabil Abu Rudeina reconoció que espera "con gran expectación y entusiasmo el encuentro de Abu Mazen con Rice" para poder reconducir las relaciones entre ambas partes "y volver a cooperar".

Ariel Sharon y Condoleezza Rice, antes de su reunión ayer en Jerusalén.
Ariel Sharon y Condoleezza Rice, antes de su reunión ayer en Jerusalén.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS