Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV dice que el PP convierte el término en un "botín para especuladores" y UV denuncia fraude

"Con la prepotencia por bandera". "Nàquera en venta", "Nueva pataleta de UV", "El caos de las depuradoras". Estos son algunos de los titulares aparecidos recientemente en pasquines y boletines emitidos por los partidos representados en el Ayuntamiento de Nàquera, cuyas relaciones no son precisamente cordiales. Ya a finales del pasado año Unión Valenciana criticó al alcalde después de que éste expulsara de un pleno al portavoz regionalista, José Manuel Miralles. Y es que los plenos de Nàquera han sido movidos en los últimos años, siempre con las cuestiones urbanísticas en el centro de la polémica. Los vecinos no han permanecido impasibles y también han acudido al Consistorio con motivo de las sesiones plenarias para protestar y pedir explicaciones a sus munícipes.

Así, UV ha denunciado la actitud "rígida" del alcalde popular al expulsar a su portavoz y recuerda que "el alcalde y su equipo llevan más de un año sin contestar a ninguno de los ruegos y preguntas formulados en los plenos". El PP contesta, también a través de un escrito, acusando a Miralles de "faltar el respeto al alcalde". Según el PP, el boletín que los regionalistas llaman UV Informa en realidad debería llamarse UV Miente, mientras que Miralles, "más que portavoz, debería llamarse porta mentiras". Por su parte, el PSPV se dedica a denunciar irregularidades en el polígono industrial y a asegurar que Nàquera se ha convertido "en un botín para especuladores y un desastre ecológico".

Y es que, como explica un vecino del pueblo, en Nàquera todos los partidos tienen sus intereses e incluso dentro de los propios partidos hay intereses divergentes. Y siempre con el urbanismo como primer argumento. No en vano, los proyectos en marcha ponen en juego enormes cantidades de dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2005