Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido 18 meses el juez decano de Elche por presionar a favor de su mujer en un pleito

Gordiano Casas trató de influir en otro juez en un caso donde su esposa era procuradora

El pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó ayer suspender durante 18 meses al juez decano de Elche, Gordiano Casas, al apreciar que cometió una falta muy grave en el ejercicio de sus funciones. Casas presionó a otro magistrado para que en un proceso civil "de importante interés económico" favoreciera a su cónyuge que actuaba de procuradora. La sanción incluye, además, dos multas de 1.200 euros. Después de tratar de influir sin éxito en su compañero magistrado, Casas ordenó excluir a ese juzgado del reparto de asuntos representados por su mujer.

La sanción implica que Gordiano Casas perderá su condición de juez decano, máxima autoridad entre los magistrados de un partido judicial, y conlleva además su traslado forzoso, una vez cumplido el castigo.

El pleno del CGPJ, a propuesta de la comisión disciplinaria, aprobó por mayoría amplia apartar al juez decano Gordiano Casas de su carrera judicial durante 18 meses por cometer una falta "muy grave". Gordiano Casas trató de influir sin éxito en el fallo a adoptar por un magistrado en un proceso civil de "importante interés económico" que representaba su cónyuge como procuradora. La comisión disciplinaria consideró probado que durante 2002 Casas intervino de forma directa ante el titular del Juzgado número 1 de Elche para que resolviera "en favor" de las tesis que representaba su esposa en un asunto relacionado con cuestiones inmobiliarias, que estaba próxima a su resolución.

Casas aprovechó el encuentro con su colega en un bar para comentarle la "bondad" de la parte que representaba en el litigio su esposa. El magistrado, quien según Efe desconocía los posibles intereses de Gordiano Casas, le señaló que había encontrado jurisprudencia en apoyo de la tesis contraria. Fue entonces, cuando el juez decano Casas indicó que "olvidara" esa jurisprudencia. En ese punto, el magistrado le instó a que no le hablara más del asunto.

Unos días después Casas pasó por el despacho del titular del Juzgado número 1 y le entregó varios documentos con resúmenes de sentencias favorables a la tesis de su mujer.

La Ley orgánica del Poder Judicial califica de falta muy grave la intromisión mediante órdenes o presiones de cualquier clase en el ejercicio de la potestad jurisdiccional de otro juez o magistrado.

Finalmente, el magistrado dictó sentencia en sentido contrario. Entonces, el juez decano ordenó verbalmente a una funcionaria para que excluyera a ese juzgado en el reparto de otros asuntos civiles en los que podría intervenir la misma procuradora. De forma, se alteró el reparto natural en tres asuntos concretos.

La comisión disciplinaria estimó que la actitud de Casas incurrió así en una falta continuada consistente en intentar influir en el reparto de causas, que no es función de un juez decano. Por todo ello, el órgano de gobierno de los jueces aprobó la propuesta elevada por la comisión disciplinaria de imponer a Gordiano Casas dos multas de 1.200 euros cada una por sendas faltas "graves". Casas fue suspendido cautelarmente seis meses por estos hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2005