La mujer hallada muerta con su bebé dio a luz sola para ocultar el embarazo

Samira Mramech, la inmigrante marroquí de 35 años que fue hallada muerta junto a su hijo recién nacido en su domicilio de Plasencia (Cáceres), el miércoles pasado, ocultó su embarazo a todos sus familiares y vecinos. La mujer decidió dar a luz sola, sin asistencia externa, antes que revelar que esperaba un bebé. Esa decisión acarreó su muerte, por desangramiento, y la de su bebé, por falta de alimento y asistencia. Los colectivos de inmigrantes de Extremadura recaudan fondos para repatriar a Marruecos los cadáveres.

"Todas las investigaciones apuntan a que esta señora se puso de parto sola. No requirió los servicios de profesionales sanitarios ni tampoco de familiares y vecinos. Consiguió cortar el cordón umbilical pero se produjo una hemorragia que provocó su muerte y la del bebé", según la versión facilitada ayer en Cáceres por la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira. Ayer aún no se conocía el resultado de las autopsias. Para la delegada del Gobierno, las circunstancias en que se produjo el suceso "doloroso y trágico ponen en evidencia cómo todavía muchas mujeres viven en una situación difícil y tienen que ocultar sus embarazos".

Fallecidos hace dos semanas

Según narró Pereira, una hermana de Mramech se personó en el Juzgado de Instrucción de Plasencia para notificar que desde hacía algún tiempo no tenía noticias de su pariente. El juez autorizó al Cuerpo Nacional de Policía la entrada en el piso que la inmigrante tenía alquilado y allí hallaron los cuerpos sin vida de la madre y del recién nacido. El bebé estaba limpio y envuelto en una toalla. La muerte de ambos pudo producirse hace dos semanas.

Mramech se casó recientemente con un vecino de Moraleja (Cáceres), pero la convivencia duró sólo dos meses. De una relación anterior tenía dos hijas, de 16 y 14 años, que residen en Marruecos. En todo caso, la mujer había mantenido oculto su embarazo, tantos a sus familiares como a sus vecinos. "Es cierto que nadie sabía que estaba embarazada", dijo ayer el comisario jefe de la Jefatura Superior de Policía de Extremadura, Eusebio Escribano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS