Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Vidas salvadas

Durante el año que acaba de irse se perdieron 3.500 vidas en accidentes de carretera en España. No se contabilizan los muertos en vías urbanas. Se trata de una cifra que, de haberse registrado en una catástrofe repentina (natural o provocada), habría causado una enorme conmoción y el anuncio de drásticas medidas. La repetición de esa sangría día a día y todos los días del año hace que se contemple con cierta resignación. Sin embargo, es posible luchar contra ella. La prueba es que en muchos países se ha ido reduciendo la cifra de accidentes y de víctimas merced a medidas preventivas específicas. También en España. En 2004 hubo 500 muertos menos que el año anterior; la mayor reducción en términos absolutos y la segunda mayor en porcentaje desde 1980.

En España, el parque de vehículos ha crecido en la última década un 40%. En 2004 se matricularon más de dos millones, de los que 1,5 millones fueron coches de turismo: cifra récord, según información de los fabricantes conocida ayer. Los dados de baja fueron algo más de un millón. Ello significa que hay en la actualidad más de veintiséis millones de vehículos en circulación. Pese a ello, el número total de accidentes con víctimas mortales se redujo en un 12%. El número de muertos en términos absolutos llegó a ser de 6.000 en 1989, reduciéndose luego por efecto sobre todo de la mejora en la red viaria. En los últimos años ha habido un cierto estancamiento. Sin embargo, ha sido constante la reducción del número de víctimas en relación al de vehículos: de 442 por millón de vehículos en 1980 a 134 el año pasado.

Aunque es pronto para calibrar la incidencia de las nuevas medidas, puede adelantarse que un factor positivo ha sido el mayor rigor en el control del alcohol, que incide sobre todo entre conductores de 18 a 25 años, tramo de edad en el que la disminución (21%) ha sido superior a la media. Es posible que en la reducción detectada en las operaciones salida del pasado verano influyera un factor casual: la huelga de grúas hizo que más conductores revisaran sus coches antes de salir. Lo que sugiere campañas para que tal cosa se haga, con o sin huelga. El próximo verano entra en vigor el carnet por puntos, que ya ha demostrado su eficacia como elemento preventivo en otros países europeos. Aquí las autoridades esperan de ese factor una reducción del 40% en el número de accidentes y del 10% en el de víctimas en cinco años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2005