Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El litoral de Castellón tendrá más de 40.000 nuevas viviendas en 5 años

El litoral de la provincia de Castellón modificará de forma notable su morfología actual en los próximos cinco años. Con independencia del color político de los ayuntamientos, de sur a norte, diferentes empresas han presentado Programas de Actuación Integrada (PAI) para urbanizar entre 35 y 40 millones de metros cuadrados, con la construcción de 12 nuevos campos de golf que se suman a los tres ya existentes, y que conllevarán la edificación de más de 40.000 nuevas viviendas. Los expertos medioambientales han alertado sobre el impacto de estos proyectos.

Burriana pretende urbanizar el 100% del territorio costero disponible

Prácticamente la totalidad de los municipios de la costa castellonense planean nuevos proyectos, con independencia del color político de sus ayuntamientos, y no siempre van acordes con las criterios sostenibilidad e integración ambiental, según los expertos. Almenara, municipio gobernado por el PSPV, ya ha aprobado un programa para la urbanización de 700.000 metros cuadrados de su costa, y prepara la presentación de un proyecto de campo de golf.

Lo mismo sucede un poco más al norte, en la localidad de Xilxes, con gobierno del PP, donde hasta seis alternativas técnicas pugnan por un espacio comprendido entre el millón y medio y los tres millones de metros cuadrados. Sólo hay una coincidencia en este caso, el programa aprobado tendrá que contar también con un campo de golf. En la vecina Moncofa, con mayoría absoluta del socialista José Vicente Isach, hay ya aprobados tres proyectos, otros tres en fase de aprobación y uno más que se presentará en breve para urbanizar en total alrededor de cinco millones de metros cuadrados. Sin embargo, el ejemplo más significativo del afán urbanizador es el que protagoniza el Ayuntamiento de Burriana, donde su alcalde, el popular Alfonso Ferrada, ha pasado en cuatro años de mantener un litoral prácticamente virgen a pretender la construcción de casi siete millones de metros cuadrados y dos campos de golf, con lo que ocupa el 100% del espacio costero disponible.

A la reciente aprobación del proyecto de Sant Gregori, de dos millones y medio de metros cuadrados con campo de golf, hay que sumar la presentación del PAI de la empresa Santa Bárbara Golf, con un proyecto anexo al primero para edificar más de 5.000 viviendas, un campo de 18 hoyos y un puerto deportivo con casi 2.700 amarres en 3,5 millones de metros cuadrados. Además, también en Burriana, el Consistorio acaba de recibir una oferta para edificar el último espacio que le quedaba: el Arenal. Una firma madrileña ha presentado un PAI para construir dos torres de 24 alturas, multicines y un centro de ocio junto a la costa en 700.000 metros cuadrados que está siendo analizado por los técnicos y que ha suscitado el rechazo de la oposición socialista, del Bloc y de Unió.

También en Alqueríes, la empresa Pont Mediterrani ha presentado un PAI para edificar 3.000 viviendas unifamiliares alrededor de un campo de golf en unos dos millones de metros cuadrados, y en Benicàssim, la coalición de Gobierno de ARB y PP pretende impulsar esta legislatura la urbanización de 1,5 millones de metros cuadrados denominada Benicàssim Golf. Tampoco se escapa la playa de Torrenostra en la localidad de Torreblanca y junto al parque natural del Prat Cabanes-Torreblanca, donde existen hasta cuatro proyectos de urbanización que también incluyen un campo de golf en 2 millones de metros cuadrados. Oropesa prevé además la ampliación de la urbanización Marina d'Or en la playa, y otro de los municipios que recalificará unos dos millones de metros cuadrados de suelo costero es Peñíscola, que también apuesta por las verdes praderas del deporte de moda. Pero sin duda, el proyecto estrella es el que conllevará la construcción del parque de ocio Mundo Ilusión entre Cabanes y Oropesa. Alrededor del proyecto personal de Carlos Fabra "dedicado a la magia y al circo" se construirán 20.000 viviendas y zonas de ocio, y tres campos de golf en 16 millones de metros cuadrados.

Las empresas encargadas de ejecutar los proyectos son principalmente Lubasa y sus filiales, y FCC, PGP, Medi, o GyC entre otras, e incrementarán sensiblemente, en un plazo estimado de cinco años, el porcentaje urbanizado del litoral de Castellón, que ya estaba ocupado un 23,5% en el 2000 según el estudio europeo Corine Land Cover.

Visiones contrapuestas

El secretario general de la patronal autonómica Cierval, Rafael Montero, ve positiva la iniciativa urbanizadora empresarial porque "contribuirá a desestacionalizar el turismo" y creará "muchos puestos de trabajo". Montero afirma "no entender ni compartir" las críticas por la construcción de campos de golf, cuando "en la costa del Sol se hacen más y nadie dice nada". Los ecologistas difieren de forma notable de la visión empresarial y el portavoz de Ecologistas en Acción en Castellón, José Vicente Ortiz, no duda en asegurar que "se está vendiendo el Medio Ambiente al mejor postor" y en advertir que "las urbanizaciones a primera línea de playa son pan para hoy y hambre para mañana". Ortiz considera que ha regresado "el afán depredador y desarrollista de los años sesenta" y pide a Territorio y Vivienda que "frene esta barbaridad". Otro sector afectado por las urbanizaciones en la costa es el agrícola. El secretario general de la Unió de Llauradors, Joan Brusca, recuerda que la mayoría de las 48.000 hectáreas dedicadas al cultivo de cítricos y hortalizas en Castellón se encuentran precisamente en la franja costera y cree que "casi todas" se perderán. Por lo que respecta a los partidos políticos, desde el PP valoran las urbanizaciones como un signo del "crecimiento y prosperidad" de Castellón e inciden en que se respetará la sostenibilidad. Desde el PSPV creen "preocupante" la situación y reclaman una moratoria al desarrollo de estos programas hasta que esté listo el Plan de Ordenación Litoral de la Comunidad valenciana, y Esquerra Unida considera "insostenible y abusivo" este desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2005

Más información