Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sexy Sadie celebra su primera década con las figuras del pop español

El grupo edita el CD y DVD '27/03/04'

El cuarteto mallorquín Sexy Sadie, una de las formaciones musicales que marcaron el indie rock español de la década pasada, culmina las celebraciones en directo en este año de su primera década de vida con la edición de 27/03/04. Es un CD y un DVD que recoge la actuación de la banda de Jaime García Soriano en la sala Arena, de Madrid, el pasado marzo, con algunos de los músicos más reputados del pop español actual como invitados.

El cantante, guitarrista y compositor Jaime García Soriano afirma que este disco ha supuesto el darse cuenta de cómo se ha desarrollado la carrera del grupo, "y la suerte que hemos tenido de poder llegar a este nivel". "Y, sobre todo, la cantidad de buenas canciones, para nosotros, que hemos dejado y que quedarán en la memoria de nuestros seguidores. Las canciones son, al fin y al cabo, lo que queda. Ni el grupo, ni mi cara, sino la canción es lo que perdura en el tiempo".

Algunas de esas composiciones de Sexy Sadie tienen una especial relevancia en este disco, porque cuentan con colaboraciones de fuste: Joaquín de Mercromina, quien acompañó al piano en Crawling man; Adela, vocalista de sus paisanos Sunflowers, quien cantó Scratch in my skin; Iranzu, de La Buena Vida, quien hizo lo propio en Mr Nobody; Iván Ferreiro, ex cantante de Los Piratas, quien aportó su apasionada la voz en Always drunk; Juan Aguirre, de Amaral, quien tocó la guitarra en A brand new word, y Pablo García Soriano, hermano de Jaime y cantante de Jet Lag, que hizo con su hermano una versión de American girl, de Tom Petty.

Sobre la elección de invitados en el disco, el grupo, según cuenta Jaime, optó por elegir a "amigos que hemos ido haciendo a lo largo del camino. Músicos de otros grupos. Gente muy dispar que venía a decirnos que les había encantado nuestro concierto: desde Amaral a los Piratas. Los amigos que hemos elegido era gente a quienes les encanta lo que hacemos".

Con este CD con 17 canciones mas un DVD de más de hora y media de duración grabado con cinco cámaras y que incluye entrevistas con todos los invitados al concierto, Jaime García Soriano aprovecha para mirar hacia atrás y contemplar la evolución de una banda tan prestigiada como Sexy Sadie. "Nuestras influencias musicales se notaban, evidentemente, mucho más al principio que ahora. Empezamos muy influidos por los Pixies. Teníamos, por así decirlo, las mismas influencias que Nirvana, aunque nuestro modo de expresarlo era distinto. Nosotros, quizá, fuéramos más pop, porque nos gustaban tanto los Beatles como los Pixies".

Cantar en castellano

Esta definición musical no surgió con premeditación. "Era lo que nos gustaba y nos salían así porque sí. No hacía falta hablar de lo que íbamos a hacer; simplemente tocábamos". Del mismo modo, en el orden de preferencias de la banda, siempre primaba el estudio de grabación frente al directo. "A mí la fase de composición es la que más me hace disfrutar. Ir todos los días al local y ver cómo las canciones toman forma y van creciendo y tú vas todo el día con ellas en la cabeza. En cuanto al directo, los primeros años, la verdad, no me gustaba tocar en un escenario delante de la gente. Tuve que superar con el tiempo mucha timidez y muchos miedos. Ahora ya me evado y disfruto de los conciertos. Es como si me convirtiera en otra persona".

Por otro lado, con el paso del tiempo, Sexy Sadie se deciden a afrontar algo por lo que han pasado muchos grupos de su generación: la necesidad de empezar a cantar en castellano después de años de hacerlo en inglés. "Cantar en inglés sigue siendo, quizá, una barrera. Visto con perspectiva, posiblemente si hubiésemos cantado en español, hubiese sido otra cosa. A lo mejor, peor, ¿eh?, pero otra cosa, seguro. Pero sí es cierto que el inglés nos ha cerrado puertas. Pero, aparte de que me da un poco de rabia que no se entiendan las letras, lo cierto es que también me apetece cantar en castellano. Es mi idioma. Hay una posibilidad de cantar en español en un futuro no muy lejano. Pero tiene que ser también porque me apetezca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de diciembre de 2004