Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres critica a la FIFA por su "patética" sanción a España

El Gobierno británico expresó ayer su indignación por la, en su criterio, "corta" multa, 65.000 euros, impuesta a la Federación Española de Fútbol por los gritos racistas de parte del público contra jugadores ingleses en el partido amistoso del 17 de noviembre, en el estadio Bernabéu, de Madrid, entre la selección española y la inglesa.

El secretario de Estado para el Deporte, Richard Caborn, concretó: "Estábamos esperando una medida simbólica para dejar claro que este tipo de comportamientos no pueden permitirse, pero no han hecho eso". "Creo que es una oportunidad perdida por la FIFA para haber plasmado su autoridad y demostrado que el fútbol no va a tolerar el racismo", agregó. Se da el caso de que Inglaterra fue multada con 99.000 euros, 34.000 más que España, por los sucesos xenófobos del 2 de abril en un encuentro contra Turquía.

Otro ejemplo de rasero distinto, según los británicos, es el de Camerún, cuya federación fue multada con 200.000 euros, además de ser sancionada en principio -luego, se le perdonó este detalle- con seis puntos de menos en la fase clasificatoria para la Copa del Mundo de Alemania 2006, por el simple hecho de jugar con camisetas sin mangas.

Las afrentas sufridas por Cole, Wright-Phillips y Defoe en la cita madrileña causó en su momento gran polémica en el Reino Unido, donde muchos comentaristas consideraron que el conjunto ingles debió retirarse del campo y ahora califican de "patética" la sanción. En ese sentido, Caborn puntualizó: "Hay que dar autoridad a los árbitros para suspender los partidos en estos casos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004