Crónica:FÚTBOL | 16ª jornada de LigaCrónica
i

El Espanyol se atasca

El cuadro de Lotina no puede desbordar a un Numancia colocado y ultradefensivo

El equipo revelación de la temporada se dejó en Soria dos puntos. Ganó uno después de un partido en el que tuvo un rival de los que se le atragantan a este Espanyol de fútbol brillante y rápido, un rival que carece de centro del campo y con unas tremendas limitaciones ofensivas, pero que ayer, durante casi todo el choque, supo cubrir sus carencias con un trabajo por amontonamiento.

El Numancia encaró el partido con todas las precauciones que le permite su plantilla y terminó atrancando al equipo de Lotina durante casi una hora hasta que Maxi y De la Peña consiguieron juntarse y hacer recordar al equipo que ha asombrado a todo el mundo con una primera vuelta trepidante.

Lotina comenzó en Soria a administrar sus recursos. Ibarra y Óscar Serrano, teóricos titulares, se quedaron en el banquillo y Jarque y Miñambres ocuparon su lugar en una banda derecha completamente reformada porque Maxi Rodríguez se fue a la izquierda. El guión marcaba que el Espanyol corría el riesgo de obstruirse de la misma manera que ya le había ocurrido contra el Getafe o el Albacete, equipos encerrados en su defensa. El guión se cumplió de una manera casi escrupulosa porque lo que se encontró el Espanyol fue un equipo completamente encerrado con sus cinco defensas más un medio centro completamente defensivo. Solo Tevenet y Osorio estaban exentos de la tarea de destruir todo lo que intentaba el rival.

NUMANCIA 0 - ESPANYOL 0

Numancia: Juanma; Pignol, Antonio, Ochoa, Palacios, Graff; Lee Chun So (Merino, m. 72), Pablo Sanz, Tevenet (Núñez, m. 65), Moreno; y Osorio (Pineda, m. 79).

Espanyol: Kameni; Jarque (Posse, m. 60), Lopo, Pochettino, David García; Ito, De la Peña (Fredson, m. 84); Miñambres, Dani (Óscar Serrano, m. 44), Maxi Rodríguez; y Tamudo.

Árbitro: Velasco Carballo. Amonestó a David García, Oscar Serrano, Palacios, Antonio, Pablo Sanz, Moreno, Tevenet y Lee Chun So.

Unos 7.000 espectadores en Los Pajaritos.

Muy pronto el partido se quedó oxidado entre uno que quería, el Espanyol, y otro que no le dejaba, el Numancia, pero los dos dejaron las señales de sus amenazas en los primeros minutos. De la Peña rompió la linea defensiva del Numancia con un centro que dejó solo a Pochettino ante Juanma pero el defensa argentino pifió el remate. Las señales sin embargo no se confirmaron y toda la primera parte se perdió en intentos vanos de De la Peña por colocar un pase profundo que casi siempre moría en la bota de algún defensa. Pareció que todo era una cuestión de desgaste cuando la primera parte se iba terminando y Tamudo comenzó a encontrar algún espacio y De la Peña golpeó una falta pegada a la escuadra.

El primer contratiempo para el Espanyol llegó con la lesión de Dani, que con un estiramiento muscular será baja como mínimo un mes. Lotina colocó a Óscar Serrano en la izquierda, Maxi pasó al centro, se asoció con De la Peña y entre los dos montaron una sociedad que surtió un buen puñado de balones profundos que, ahora si, enganchaban Tamudo y Posse.

Por momentos retornaba el lustre que ha colocado al cuadro de Lotina en la zona más alta. El propio Maxi se quedó solo ante Juanma para cabecear fuera un centro de David García desde la izquierda. El técnico del Numancia decidió entonces que la mejor forma de defenderse era atacar y colocó en el campo a todo lo que había de ofensivo en su banquillo. Núñez, Pineda y Merino devolvieron al choque a su situación inicial porque la línea de creación del Espanyol tenía algo más en que ocuparse, en defenderse de un ataque que al final resultó esteril porque el punto conseguido daba media satisfacción a unos y a otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50