La china TPV compra la división de monitores de Philips y ya es líder mundial

El grupo electrónico holandés Philips ha transferido a la compañía TPV, de Hong Kong, su división OEM Monitor en una operación valorada en 358 millones de dólares (269 millones de euros), informó ayer la compañía en un comunicado. TPV asumirá la responsabilidad de esta división y se encargará de la fabricación de monitores y pantallas para televisión de la marca Philips, mientras que la compañía holandesa se centrará en la comercialización y en la venta, así como en el desarrollo y fabricación de las gamas media y alta.

Los activos transferidos de Philips a TPV tienen un valor estimado de 1.500 millones de euros, cifra que incluye el traspaso del volumen de ventas de OEM Monitor, que asciende a 700 millones de euros, y otros 800 por la externalización de la fabricación de monitores y pantallas para televisores de la marca Philips.

Más información
Philips estudia cerrar su última planta en España

Cuando se complete la transacción, TPV pasará a ser el mayor fabricante de monitores para PC del mundo, con unas ventas que superarán los 35 millones de unidades. El presidente de TPV, Jason Hsuan, se felicitó ya que "significa la culminación del objetivo corporativo a largo plazo de TPV de convertirse en el mayor fabricante de monitores del mundo, y supone un gran paso adelante en la estrategia de diversificación rápida en el creciente mercado de fabricación y desarrollo de pantallas planas".

Philips recibirá una participación del 30% en la ampliación de capital de TPV (un 15% en nuevas acciones y el resto en obligaciones convertibles). Philips aportará sus actividades en China (Suzhou y Dongguan), Hungría (Skezesfehervar) y Brasil (Manaus), así como el centro de organización y desarrollo de OEM en Chungli (Taiwán). Con ello, TPV pasará a contar con una cuota de mercado mundial superior al 25%, desplazando del primer puesto a la coreana Samsung Electrónicas que controla casi el 20% del mercado.

Precedente de IBM

Esta transferencia en la fabricación de monitores, que se cerrará a mediados de 2005 y está pendiente de la aprobación de las autoridades de competencia y de los accionistas, afectará a 1.700 empleados de Philips.

La operación supone la segunda venta en este mes de una unidad importante de una empresa de productos electrónicos del mundo occidental a una compañía china, tras la realizada en la división de ordenadores personales de IBM a Lenovo por 1.250 millones de dólares

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS