Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bombardier sufre una caída en Bolsa del 27% tras la destitución del presidente

El fabricante canadiense de trenes y aviones Bombardier, que atraviesa momentos difíciles, ha decidido apartar a Paul Tellier del puesto de presidente. Desde que llegó a este cargo hace dos años, el grupo, socio de la española Talgo en la producción de trenes de alta velocidad, ha perdido dos tercios de su valor bursátil. Ayer, las acciones de Bombardier llegaron a caer un 27%, hasta alcanzar el mínimo de los últimos 10 años, por la inesperada marcha de Tellier, además de otros dos ejecutivos.

El descenso de los títulos se contuvo más tarde para cerrar con una caída del 17,25%. Nombrado hace ahora dos años, Tellier, de 65 años, que también abandona sus funciones dentro del consejo de administración de la compañía, había expresado su deseo de dejar la empresa una vez expirase su contrato, dentro de un año.

Para sustituirle, el grupo ha creado un nuevo gabinete de presidencia para confiar la dirección al presidente ejecutivo del consejo de administración, Laurent Beaudoin, así como a los presidentes de Bombardier Transporte, André Navarri, y de Bombardier Aeronáutica, Pierre Beaudoin, hijo de Laurent Beaudoin.

Poco después de su llegada a la presidencia del grupo en enero de 2003, Tellier puso en marcha un amplio plan de reestructuración, que se tradujo en la supresión de 16.000 empleos y la venta de su división de fabricación de motos de nieve, sobre la que se construyó el grupo.

Pero estas medidas no están dando fruto de momento. De hecho, Bombardier anunció a comienzos de mes un beneficio neto en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal (agosto-octubre) de 10 millones de dólares (7,5 millones de euros), lo que supone 13 veces menos que en igual periodo del ejercicio anterior, lo que le ha llevado a programar otros 2.200 despidos para su división ferroviaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004