Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP conmina a los socialistas a aprobar en marzo la reforma del Estatut d'Autonomia

Los populares rechazan la rebaja del techo electoral pero no se cierran a "seguir hablando"

El PP está empeñado en que la reforma del Estatut d'Autonomia se apruebe en marzo. El portavoz popular en Las Cortes Valencianas, Serafín Castellano, aseguró que el partido tiene un texto cerrado, en el que, sin tocar las señas de identidad de la autonomía, se defiende la capacidad plena para disolver las Cortes, pero se rechaza la rebaja del techo electoral por debajo del 5% y también la propuesta de referéndum pedida por el PSPV-PSOE. Castellano criticó al principal partido de la oposición por hablar, tras nueve años de debates, de "precipitarse" en el proceso.

El portavoz popular se reunió ayer sábado en la sede parlamentaria con los miembros del grupo de la Comisión Especial de Estudio para analizar los trabajos de la ponencia e informar del estado en que se encuentran. A la salida del encuentro, Castellano reiteró que el PP dispone de un texto "cerrado", aunque tendrá en cuenta las conclusiones que salgan de la ponencia de la comisión especial de las Cortes, donde a partir de enero 60 representantes de la sociedad civil y de la política opinarán acerca de la modificación estatutaria. El PP debe consensuar este mes con el resto de partidos la participación en la ponencia de cinco o seis expertos en Derecho Constitucional y Derecho Foral.

Castellano descalificó acto seguido la pretensión de los socialistas valencianos de retrasar la reforma, que los populares están dispuestos a aprobar en la primera quincena de marzo. "O no tienen el trabajo hecho o no han recibido el permiso de ERC, de José Luis Rodríguez Zapatero o de Pasqual Margall", criticó el portavoz popular. El calendario presentado por la ponencia es, a juicio de Castellano, "posibilista", aunque el diputado se mostró dispuesto a retrasar "unos días" la aprobación del texto estatutario para que los socialistas "no tengan excusas" para rechazar el proyecto. "Hemos presentado un calendario realista porque este asunto se viene estudiando desde hace casi nueve años en las Cortes. Por eso, no sólo no hay precipitación sino todo lo contrario", defendió el portavoz del grupo conservador.

Según Castellano, los únicos límites que se imponen los populares a la hora de sacar adelante la reforma son la propia Constitución española y las señas de identidad del pueblo valenciano que, según dijo, "son innegociables". El diputado del PP recordó que éste fue uno de los primeros consensos alcanzados con los socialistas cuando se entrevistaron con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla.

"Estamos dispuestos a hacer cambios", dijo Castellano, "pero no tenemos por qué mirarnos en el espejo de otras comunidades autónomas", en referencia a la propuesta de Cataluña o al plan Ibarretxe en el caso vasco. El portavoz popular rechazó de antemano la petición del PSPV de rebajar el techo electoral al 3%, si bien están "dispuestos a seguir hablando", y la celebración de un referéndum sobre la reforma estatutaria porque "no hace falta".

El texto del PP recoge la disolución plena de las Cortes, que no haya límite en el número de consejeros del Gobierno valenciano, dar rango estatutario a una segunda descentralización, la creación de la policía autonómica y de una Junta de Seguridad, la inclusión del derecho civil valenciano, el reconocimiento de la Acadèmia Valenciana de la Llengua y el Consell Jurídic Consultiu, la inmunidad para los consejeros del Gobierno valenciano que no sean diputados y la revisión de los nombres de las principales instituciones de autogobierno. El portavoz calificó de "vergonzoso que el Gobierno central esté mediatizado por ERC y piense" que puede "chantajear" a los valencianos sobre sus "señas de identidad".

EU-L'Entesa defendió ayer este proceso de reforma como "una inmejorable oportunidad" para crear un verdadero cuerpo de policía autónoma que asuma las competencias que, como cuerpo adscrito de la Policía Nacional, no tiene en la actualidad, siguiendo el modelo vasco y catalán. Según el portavoz de esta coalición en las Cortes, Joan Ribó, "el PP no cree en la reivindicación de una policía autonómica propia porque en 10 años no ha hecho nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2004