La niebla en Londres atrapa a decenas de pasajeros en Barajas

El puente de la Constitución aumenta a 7.600 los vuelos en Madrid

La niebla en el aeropuerto londinense de Heathrow provocó ayer la cancelación, en Barajas, de al menos dos vuelos con ese destino. Decenas de personas quedaron atrapadas en plena víspera del puente de la Constitución, lo que dificultó su reubicación en otros aviones ya completos. Engrosaron entonces las largas colas de pasajeros en Barajas, donde el puente incrementará el número de vuelos a 7.600 hasta el próximo miércoles.

Al menos dos vuelos con destino al aeropuerto de Heathrow (Londres) fueron cancelados ayer por motivos de seguridad debido a la intensa niebla y las nubes bajas que desde por la mañana dificultaron los accesos aéreos a la capital británica. Las malas condiciones climatológicas no supusieron, en cambio, el cierre del aeropuerto londinense, el más grande de Europa con más de 63 millones de pasajeros cada año.

En estos casos, explicó un portavoz de Iberia, "se restringen el número de aterrizajes, lo que obliga a retrasar vuelos [como el de las 13.00 de Iberia desde Barajas que despegó una hora más tarde] o a cancelarlos".

El primero de los vuelos cancelados, el 3162 de Iberia, debía salir a las 9.15. Sin embargo, sus aproximadamente 80 pasajeros, según la compañía, se quedaron en tierra. Lo mismo ocurriría con el centenar de pasajeros del vuelo 0459 de la compañía británica British Airways, que debía despegar a las 13.55.

"Tuvimos que esperar hasta las diez de la mañana para poder leer en las pantallas de la sala de embarque que nuestro vuelo saldría con retraso", cuenta Rosa Pérez, pasajera del vuelo de Iberia. "Más tarde llegó un empleado de la compañía y nos explicó que era por la niebla, pero sólo a las 11.30 nos comunicaron que el vuelo se cancelaba", relata.

Periplo

En ese momento comenzó el periplo de Rosa y de los demás pasajeros por el aeropuerto de Barajas. La primera parada fue el mostrador de los vuelos de tránsito. "Allí nos dijeron que teníamos que ir a recoger nuestras maletas. Teníamos dos opciones: nos devolvían el dinero o nos metían en una lista de espera para próximos vuelos", explica Rosa. Entre la "confusión y la falta de información clara", según esta pasajera, la opción escogida por la mayoría de los pasajeros, muchos de ellos en tránsito desde otros lugares, fue la de apuntarse en la lista de espera.

De allí a la siguiente cola ante otro mostrador. "Después de esperar tres cuartos de hora me dicen que no es posible, que Iberia no se hacía responsable", cuenta Rosa, que tuvo que esperar otra vez ante un tercer mostrador para ser admitida finalmente en una lista de espera de un vuelo que despega hoy.

Sin embargo, según un portavoz de la compañía Iberia, "será complicado" reubicar a estos pasajeros en los siguientes vuelos, ya que debido al puente de la Constitución "están ya completos", afirma. Iberia prevé incorporar hoy "aviones de mayor capacidad", según el portavoz, para hacer sitio a los pasajeros de los vuelos cancelados.

Como Rosa Pérez, son miles las personas que utilizarán el aeropuerto de Barajas como punto de salida o de llegada durante el último puente festivo del año que comienza hoy y acaba el jueves. Por este motivo, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) prevé que Barajas aumentará a cerca de 7.600 los vuelos durante estos días festivos. La jornada de ayer tuvo 1.293 vuelos programados.

AENA 'apaga' la megafonía

Desde el pasado 1 de septiembre, AENA (el organismo público que gestiona los aeropuertos) ha restringido los avisos sonoros en el aeropuerto de Barajas. La razón: "Tenemos una media de 1.200 vuelos diarios, entre llegadas y salidas, y cada uno de ellos era anunciado al menos dos veces, una en español y otra en inglés", dice un portavoz del aeropuerto. "Eso suponía más de 2.000 avisos sonoros al día, lo que provocaba una gran molestia, no sólo a los empleados del aeropuerto, sino también a los propios viajeros, que en muchos casos no recibían la información por saturamiento", asegura.

Para evitar esta "contaminación acústica" -que se enmarca en la iniciativa de "aeropuertos silenciosos" que ya se está aplicando en algunas capitales europeas-, AENA decidió sustituir los avisos sonoros por un reforzamiento de la información de la llegada y salida de los vuelos a través de 1.300 pantallas.

Pero el organismo público olvidó de algo: "Las personas ciegas no se podrán enterar de los avisos", protesta Carles Campuzano, diputado de CiU, quien formuló el pasado 26 de noviembre una pregunta escrita al Gobierno para que explicara esta "falta de sensibilidad hacia el colectivo de personas con deficiencias visuales".

AENA, en cambio, puntualiza que no se van a retirar los avisos sonoros en su totalidad: "En una primera fase se eliminaron los mensajes relativos al embarque, última llamada y avisos a pasajeros, excepto en las zonas próximas a las puertas de embarque. No tiene sentido que en la zona de llegada se escuchen los mensajes de la zona de salida", dicen en AENA.

Pero el diputado Campuzano insiste: "Es un argumento subjetivo", dice. "Cada vez que se acondiciona un sistema hay que tener en cuenta su accesibilidad. Para eso hemos aprobado leyes que garantizan la accesibilidad a las personas con discapacidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de diciembre de 2004.

Se adhiere a los criterios de