El Consell carga contra TVE y dice que el ente quiere cerrar el centro regional con la Generalitat como excusa

Esteban González Pons, consejero portavoz de la Generalitat, eludió ayer explicar las razones por las que por sorpresa el Gobierno autonómico ha decidido no prorrogar la cesión en favor del centro territorial de Televisión Española (TVE) de un edificio de su propiedad en el parque tecnológico de Paterna rompiendo así el acuerdo al que llegaron el 10 de junio pasado el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la directora general de RTVE, Carmen Caffarell.

Al contrario, su defensa fue ayer un ataque. "La dirección de RTVE está utilizando el conflicto con la Generalitat por el requerimiento que se le ha realizado para justificar el recorte en los centros regionales que tiene previsto llevar a cabo". Más aún, González Pons modificó ayer los términos de la explicación pública que Consell y RTVE dieron en junio tras la reunión diciendo que fue "un acuerdo de diálogo que Caffarell no ha continuado, no se ha vuelto a tener noticias ni se ha recibido ninguna llamada de su parte".

El PSPV pide que el portavoz del Consell comparezca en Cortes para explicar la rescisión

Esa versión de los hechos no fue la única sorpresa de la jornada de ayer para la dirección de RTVE. Además del inesperado emplazamiento a abandonar la sede el próximo 17 de enero, Enrique Medina, responsable del área jurídica del ente en Madrid tiene previsto reunirse hoy con su homólogo en la Generalitat Valenciana, José Marí, tal como acordaron el pasado miércoles. Sin embargo, la Generalitat desmintió tal encuentro a las 20.00 por fax diciendo que "no se tiene constancia de ninguna reunión del carácter anunciado y, por lo tanto, ésta no existe".

Eliseo Lizarán, director del centro territorial de TVE en la Comunidad Valenciana, insistió ayer en que "el asunto debe ser tratado al más alto nivel", en que "la colaboración por nuestra parte se ha mantenido y prueba de ello es que hemos presentado propuestas de programas sobre la cobertura de la Copa del América desde meses antes del evento respondiendo a una inquietud expresada por Camps". Lizarán, que expresó también su sorpresa por las afirmaciones de González Pons, seguía ayer apostando "por el diálogo".

González Pons puso a Punt 2, una televisión que legalmente no existe y cuyos recursos son los de Canal 9, el segundo canal de la televisión autonómica, como pretexto para echar a TVE del centro que ocupa desde 1995, por acuerdo entre el entonces presidente de la Generalitat, Joan Lerma, y el que fuera director de RTVE, Jordi García Candau.

Miguel Mazón, miembro a propuesta del PSPV del consejo de administración de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), desautorizó ayer a González Pons: "No tiene competencias para decidir sobre el patrimonio valenciano ni sobre Canal 9. ¿Qué clase de broma es decir que Punt 2 necesita esas instalaciones? ¿Es que pretende duplicar plantillas en lugar de practicar economía de escala? ¿O quiere premiar en especies a algunas productoras dejándoles las instalaciones que ahora ocupa TVE?".

El portavoz adjunto del PSPV, Andrés Perelló, indicó que la decisión de la Generalitat es "una agresión al pluralismo y a la veracidad informativa". Y pidió la comparecencia del portavoz del Consell "encargado de un desalojo que ataca a la televisión pública".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción