Camps achaca el nuevo impuesto de las gasolinas al déficit en sanidad

Pla resalta que la "mala gestión" obliga al Consell a sanear la cuentas

El PP y el PSPV coincidieron ayer en su pregunta al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en las Cortes: ambas se referían al plan de saneamiento financiero del Consell aprobado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera. El presidente dijo que el impuesto sobre carburantes no sería necesario si el Gobierno central asumiera la financiación sanitaria de los desplazados y el portavoz socialista, Joan Ignasi Pla, recordó a Camps que si se ha visto obligado a presentar el plan es porque el PP ha gestionado mal.

Aunque el asunto era el mismo, los enunciados de las preguntas que los portavoces del PP, Serafín Castellano, y del PSPV, Joan Ignasi Pla, formularon ayer al presidente eran distintos. Castellano pedía una valoración del acuerdo del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que "aprobó" el Programa de Estabilidad 2005-2007, mientras Pla se interesaba por las razones por las cuales el plan aprobado "no es el mismo" que el que presentó el Consell en las Cortes. El matiz era importante, pues el CPFF introdujo modificaciones. Así, obligó a la Generalitat a reformular el plan de saneamiento para enjugar la práctica totalidad del déficit, 780 millones de euros, en lugar de los 304 que proponía. Como consecuencia de ello, el Consell se ha visto obligado a anunciar para el año próximo la implantación de una de las medidas más impopulares del plan: el recargo sobre el impuesto de hidrocarburos.

Sin embargo, ayer Francisco Camps afirmó que "el 99%" del plan del Consell ha sido aprobado por el CPFF. El presidente acusó a los socialistas de "boicotear" el documento del Consell y de "presionar" al Gobierno central para que no lo aprobara y alegó que el impuesto sobre carburantes no sería necesario si el Gobierno central asumiera la financiación sanitaria de los desplazados. Joan Ignasi Pla le recordó al presidente que si se ha visto obligado a presentar el plan financiero es porque el PP "ha gestionado mal" y le dijo que "por su culpa, suben los impuestos".El portavoz popular, Serafín Castellano, le había puesto en suerte el asunto al presidente en la larga introducción que, como acostumbra, hizo antes de formular la pregunta. La aprobación del Programa de Estabilidad 2005-2007 por el Consejo de Política Fiscal y Financiera "ha desmontado todas las críticas" de los socialistas valencianos , dijo Castellano, quien afirmó que el documento ha sido aprobado sólo con una variación "sustancial", la "imposición" del Ejecutivo central a la Generalitat para que aplique el impuesto sobre hidrocarburos. Eso permitió al portavoz popular afirmar que los socialistas son los "únicos" que apuestan por el incremento de la presión fiscal y remachar: "Gobierno socialista es sinónimo de subida de impuestos".

Así, Castellano dio pie al presidente Francisco Camps a afirmar que si el Gobierno central "pusiera lo que tiene que poner" en Sanidad, en referencia a la financiación del gasto que generan los desplazados, "no haría falta" el impuesto sobe los carburantes. "Eso sabes que no es verdad", replicó desde su escaño la diputada socialista Cristina Moreno. Camps aseguró que el plan de estabilidad es un proyecto de "seriedad", de "compromiso" y de "responsabilidad" de la Generalitat, que contrapuso a los "discursos irresponsables" que achacó al PSPV, a cuyo secretario general pidió "responsabilidad". "Hay algunas medidas que se han cambiado y hemos asumido", admitió el presidente de la Generalitat, quien añadió, no obstante, que el plan es "exactamente el mismo".

"Tarjeta roja"

"Cuando uno se ve en la obligación de presentar un plan de saneamiento es porque ha gestionado mal", objetó Pla en su turno. "A ustedes les han sacado la tarjeta roja", añadió el secretario general del PSPV, que acusó a Camps de querer "esconder la cabeza bajo del ala e intentar transmitir a la ciudadanía que los impuestos suben por culpa del Gobierno español". El portavoz socialista pidió a Camps que tome ejemplo del presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, quien "asumió una situación de deuda que no había provocado, y la primera decisión de responsabilidad que tomó, dando la cara a la ciudadanía", fue aplicar el impuesto de hidrocarburos. Pla afirmó que Camps "siempre va por detrás de los acontecimientos" y se ha convertido ya "en el peor presidente de la Generalitat de toda la historia".

Como quiera que Camps le había pedido "responsabilidad" a Pla, éste dijo: "Esa responsabilidad que me pide a mí, aplíquesela usted y haga posible que muchos ciudadanos y empresarios, que cobran nueve meses o un año tarde por su culpa, puedan tener la tranquilidad de que se están haciendo bien las cosas". Pla afirmó que el plan aprobado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera "no tiene nada que ver" con el que aprobaron las Cortes Valencianas y destacó que esto evidencia que el Gobierno valenciano no superó, en este tema, "los exámenes de junio y tampoco los de septiembre".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción