Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados por cuenta propia son los de mayor riqueza

El Banco de España revela que el patrimonio del colectivo dobla el de los asalariados

Las familias más ricas son aquellas cuyo cabeza de familia tiene entre 45 y 54 años, cuenta con estudios universitarios y, sobre todo, es empleado por cuenta propia. La primera encuesta financiera de las familias deja claro que, aunque los empleados por cuenta propia sólo son el 11,4% de los hogares, tienen una riqueza que duplica la de los asalariados. Además, son dueños de las casas más caras y son los que más coches tienen en propiedad.

Si un banco privado, aquellos que se dedican a asesorar a los más ricos, estuviera buscando a su cliente tipo sólo deberá analizar la encuesta financiera de las familias realizada por el Banco de España y afinar su tiro. La magnitud de la riqueza (patrimonio acumulado durante años) en los hogares donde el cabeza de familia es dueño de su propio negocio es reveladora. En este caso, la media de riqueza es de 327.300 euros, frente a los 156.000 de los hogares donde un jubilado está al frente o los 130.000 euros de un empleado por cuenta ajena.

El Banco de España también ofrece el cálculo de la mediana de la riqueza (la ratio que excluye las variables más extremas) por lo que el resultado se aplana más. Así, esta mediana, en el caso de dueños de su negocio, es de 184.500 euros, frente a los 103.100 de los jubilados o los 92.300 de los asalariados. La renta media (ingresos anuales) de los 5.143 hogares que fueron encuestados entre mediados de 2002 y 2003 es de 28.400 euros, un 35,7% menos que la que tienen los que son dueños de su negocio.

Este poder financiero de los empleados por cuenta propia se refleja en la vivienda. El 87% tiene su casa en propiedad, tasa sólo superada ligeramente por los jubilados. En los asalariados, el índice no llega al 80%. También están en cabeza del ranking de los que tienen otras propiedades, además de su vivienda principal (14 puntos más que los jubilados) y son los que más joyas, antigüedades u obras de arte atesoran. El 97% de estos hogares controlan algún tipo de activo real (los que no son financieros), frente al 91,5% de los jubilados o el 85,2% de los asalariados.

Al pasar de los porcentajes a los euros y analizar el valor estimado de la vivienda principal se encuentra la misma tendencia. Las casas de empleados por cuenta propia valen 120.000 euros, frente a los 109.000 de los asalariados, los 90.000 de los jubilados o los 97.300 de media total. El resto de propiedades están tasadas en 95.700 euros, lejos de los 71.400 de los empleados o los 60.300 de los jubilados. En definitiva, los dueños de sus negocios valoran el conjunto de activos no financieros en 188.000 euros, frente a los 120.000 de los empleados o los 107.800 de los jubilados.

Como consecuencia de esta situación, también son los autoempleados los que pagan más por las deudas en relación con la renta de su hogar (el 18,8% frente al 14,9% de los asalariados, los siguientes en el ranking). De hecho, la ratio de deuda dividida entre la renta del hogar es del 92,7% frente a una media del 73,3%. Sin embargo, y este dato es revelador, la riqueza de estos hogares provoca que todos sus adeudos sólo representen el 14% de lo que poseen. Si se mira el caso de los asalariados, la ratio se dispara hasta el 22%.

También es reseñable que sólo el 27,9% de los hogares de los propietarios de negocios tenga deudas pendientes. En el caso de los asalariados es del 35%. Éstos acumulan deudas por 33.200 euros, mientras que los primeros las tienen de 29.400 euros. Donde sí están realmente empeñados es en el capítulo de "otras deudas", probablemente para bienes relacionados con la empresa, porque deben 35.200 euros por 18.000 euros de los empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de noviembre de 2004