Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'GOSPEL' | Soweto Gospel Choir

La nueva Suráfrica

Vienen del infierno y cantan como los ángeles. Son el emblema de una nación renacida sobre sus cenizas que muestra con orgullo sus 10 años de vida en democracia. Nacido en el antiguo gueto de Soweto, son 26 voces de excepción -mucha atención a la jovencísima Lehakwe Tlali- que son una sola y hablan de forma elocuente acerca de un género musical autóctono nacido a partir de la llegada a la región de las primeras agrupaciones afroamericanas de música religiosa, a fines del siglo XIX.

Cantan como lo vienen haciendo sus congéneres en las iglesias del país, acompañándose de los tambores, siguiendo un estricto orden, las chicas delante, ellos detrás, y cada uno adelantándose para tomar la voz solista; son atletas entrenados que no dejan de cantar mientras bailan y hay que ver el virtuosismo que se gastan descoyuntando sus extremidades inferiores hasta extremos que cualquiera hubiera creído incompatibles con la condición humana.

Soweto Gospel Choir

Director: David Mulovhedzi. Centro Cultural de la Villa. Marid, 25 de noviembre.

Hay color en sus voces y lo hay en sus vestimentas y en sus tambores, y también una alegría que se contagia y convierte cada una de sus interpretaciones en un verdadero himno a la alegría. En su repertorio alternan las canciones spiritual de una y otra orilla con las versiones de algunos conocidos temas del pop. Y no sólo eso, también cantan el himno nacional surafricano, además de una versión de La Paloma, la habanera compuesta por Sebastián Iradier, que ellos han adaptado al zulú. Viniendo de un país donde se hablan 11 idiomas, además del inglés, los de Soweto apelan al único lenguaje universal que se conoce: el de la música.

Tras su presentación en Madrid, el Soweto Gospel Choir actuará hoy en Oviedo (Auditorio Príncipe Felipe) y de nuevo en Madrid, mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2004