Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Fernando Rubiales, magistrado

Fernando Rubiales Poblaciones murió ayer en Sevilla a los 90 años de edad. Magistrado juez, padre de cinco hijos -Amparo, Fernando, Manuel, Javier y María del Carmen-, su carrera judicial se inició en Montoro (Córdoba), donde se estableció con su mujer, Francisca, y donde nacieron todos sus hijos. Nació en 1914 en Villacarrillo (Jaén), localidad de la que siempre ejerció.

Sus amigos de la judicatura lo definieron ayer como un hombre "bueno y divertido" y "liberal, abierto y ajeno a toda crítica". Gran bibliófilo y amante del siglo XIX, época de la que decía le hubiera gustado vivir y disfrutar, Fernando Rubiales era un lector empedernido. Hasta el punto de que sus compañeros de la vieja Audiencia sevillana de la plaza de San Francisco le advertían de que la lectura le iba a provocar cualquier día un accidente. Era habitual verlo comprar la prensa en el antiguo quiosco de la calle Sierpes y cruzar la calle sin mirar, embebido en la lectura.

Vivía en el sevillano barrio del Porvenir, en una pequeña calle sembrada de naranjos, un barrio muy torero de Sevilla, una de sus grandes pasiones. Gran aficionado taurino, se prodigó con crónicas sobre la fiesta en distintas publicaciones y recibió premios por ello. Su afición, que ha mantenido hasta hace pocos años con su presencia en la Real Maestranza, le llevo a seguir a Pepe Luis y a confesarse "ecléptico" ante el arte de Curro Romero. Presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Territorial de Sevilla desde 1963, Rubiales Poblaciones fue Magistrado juez en Montoro -le gustaba decir que era juez de Montoro-, Albacete y Murcia. Estaba en posesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñaflor, otorgada por el Consejo de Ministros.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2004