Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ancel Keys, "Mr. Cholesterol", promotor de la dieta mediterránea

La mayoría de los médicos que se preocupan por los valores del colesterol en sangre de sus enfermos y la importancia que tiene reducirlos para prevenir el infarto de miocardio no saben bien quién fue el doctor Keys. Sin embargo, Ancel Keys (que no era médico) es, sin duda alguna, el principal responsable de que a los excesos de colesterol en sangre le prestemos hoy tanta atención. Y muchos de los que hablan sobre las ventajas de la dieta mediterránea para nuestra salud ignoran que el término "dieta mediterránea" lo acuñó Ancel Keys en su laboratorio de la fría y nevada Minnesota en los años sesenta del siglo pasado.

Ancel Keys nació en enero de 1904 en Colorado Springs y murió durante el sueño la noche del pasado 20 de noviembre, a pocos meses de haber cumplido 101 años. Tuvo una variada y distinguida formación académica: en la Universidad de Berkely (California) obtuvo una diplomatura en Ciencias Políticas y Económicas, licenciatura en Biología y, en 1929, doctor en Oceanografía y Biología. En 1938 obtuvo un segundo doctorado en Fisiología en la Universidad de Cambridge (Inglaterra). En 1937 fundó el Laboratorio de Higiene Fisiológica de la Universidad de Minnesota, para el estudio cuantitativo de la biología humana, que dirigió hasta su jubilación en 1972. Sus relaciones con España fueron importantes y frecuentes. En 1951 visitó Madrid invitado por el profesor Carlos Jiménez Díaz, llevando a cabo un estudio que ponía en relación la dieta con los valores de colesterol en sangre. Observó que los habitantes de Vallecas y Cuatro Caminos, que apenas bebían leche ni comían mantequilla o carne, tenían valores muy bajos y las enfermedades coronarias eran prácticamente desconocidas entre ellos. Por el contrario, los colaboradores de Jiménez Díaz y su círculo social del barrio de Salamanca, con una dieta mucho más rica en carne, tenían valores de colesterol más elevados y los infartos de miocardio no eran infrecuentes. Estas observaciones, y otras muy similares obtenidas en Nápoles, le movieron a poner en marcha el primer estudio epidemiológico multinacional sobre el tema dieta-colesterol-enfermedad coronaria, conocido como Estudio Siete Países.

Este estudio sirvió para confirmar la hipótesis de que la composición de la dieta (y no los factores geográficos, étnicos o raciales) es uno de los factores más importantes en la regulación del colesterol en sangre y, a su vez, que las elevaciones de éste con dietas ricas en grasas de origen animal, se asocian de forma causal con la arteriosclerosis y el infarto de miocardio. Las repercusiones de estos resultados llevaron al doctor Keys a la portada del Time Magazine en dos ocasiones, siendo calificado como "Mr. Cholesterol". El doctor Francisco Grande Covián, reclutado por Keys para su laboratorio al término de su estancia en Madrid en 1953, fue estrecho colaborador y coautor de una ecuación que permite predecir los cambios que experimentará el colesterol de la sangre según los tipos de grasa de la dieta. Publicada en 1965, esta ecuación puso de relieve el beneficioso efecto de las grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva. Buen conocedor de nuestro país y de sus diferentes cocinas publicó, junto con Margaret, su esposa, varios libros de divulgación como Coma bien y consérvese sano (Aguilar, 1965, prólogo de F. Grande) y Eat well, Stay Well the Mediterranean Way y The Benevolent Bean subrayando las ventajas de la dieta mediterránea.

Excelente matemático, Ancel Keys fue de los primeros en aplicar ecuaciones de regresión a la biología humana y contribuyó a crear el concepto de los hoy llamados "factores de riesgo coronario", abriendo la puerta a la moderna medicina preventiva. Sus contribuciones a la salud pública han sido mundialmente reconocidas. Mantuvo su actividad mental hasta el final, asistiendo el pasado 12 de septiembre al simposio sobre nutrición y salud que muchos de sus alumnos tuvimos el honor de organizar en la Universidad de Minnesota para festejar su centenario. Al doctor Keys le sobreviven su esposa Margaret, con 98 años, y sus hijos Carrie y Henry.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2004