Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un beso con consecuencias

El alcalde de Berlín, el socialdemócrata y homosexual de 52 años Klaus Wowereit, besó apasionadamente durante una función de gala para el sida a una mujer. La receptora del ósculo fue la artista de café teatro Désirée Nick, una rubia sin pelos en la lengua y famosa por haber competido hace poco en el reality show televisivo de RTL ¡Auxilio, sacadme de aquí! en la jungla australiana con centenares de gusanos y otros bichos raros. Nick se enfrentó, además, a la hostilidad de los demás concursantes, pero resultó ganadora del título "reina de la jungla". El beso de Wowereit a Nick duró unos segundos suficientes para que constara en imágenes y provocar la pregunta del Bild Zeitung, el número uno de la prensa amarilla en Europa: "¿Wowereit ya no es maricón?". Ayer el Bild dedicó dos páginas al caso para demostrar la consecuencia que tuvo el beso y su propio titular. Publicó un acta con las explicaciones que el alcalde dio ante los diputados de Berlín. El diputado democristiano Michael Braun interpeló en la Cámara para saber si es "digno del gobernador besar a Désirée Nick", la reina de la jungla. Wowereit replicó: "Besar forma parte del alcalde. Y, el alcalde no permitirá que le prohíban besar", y añadió que no anulará el beso, "primero, porque no se puede y segundo, porque me gustó". La oposición democristiana (CDU) criticó a Wowereit (SPD) por dañar la imagen de Berlín por su vestimenta, además de por besar en público. En Bangkok, el alcalde vistió una camisa floreada tipo hawaiano de la que se burlaron hasta los medios serios. El alcalde berlinés salió del armario inmediatamente después de resultar elegido: "Soy gay y está bien así". Esta frase se ha convertido en tópico en Alemania para expresar independencia y libertad de opinión y de preferencias.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 2004