DESPUÉS DEL CONGRESO DEL PP

El TSJ obligó a la nueva secretaria general del PP a dejar su trabajo en un hospital porque entró a dedo

El mérito de Adela Pedrosa, según el tribunal, era su amistad con un directivo

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) obligó a la actual número dos de la nueva dirección ejecutiva regional del PP, la alicantina Adela Pedrosa, a abandonar su trabajo en el hospital de Elda al apreciar irregularidades en su contratación. Pedrosa, elegida secretaria general el sábado, fue contratada en 1998 como auxiliar administrativa por la dirección médica del centro al margen de la bolsa de trabajo. El mérito de Pedrosa era su amistad con el subdirector del centro. El TSJ declaró nulo el contrato al entender que Sanidad vulneró el principio de igualdad.

Más información

La Confederación Sindical de CC OO del País Valenciano demandó a la Consejería de Sanidad y Consumo al apreciar irregularidades en la contratación de Adela Pedrosa, actual número dos de Francisco Camps en la dirección ejecutiva popular, como secretaria de dirección en el hospital de Elda. Pedrosa, quien entonces tenía acta de concejal en el Ayuntamiento de Elda tras las elecciones municipales de 1995, ocupó en julio de 1998 la vacante de auxiliar administrativa a pesar de que ella no estaba inscrita en la bolsa de trabajo. Mientras, otros aspirantes sí constaban inscritos en esa categoría y, por tanto, eran susceptibles de desempeñar ese trabajo. Además, la dirigente popular "no tenía experiencia ni en ése ni en similar puesto".

El 11 de septiembre de 1998, el Juzgado de Lo Social número 7 de Alicante falló que la contratación de Pedrosa "se produjo con vulneración de derechos fundamentales" [al entender que se quebrantaba el principio de igualdad recogido en la Constitución] y lo declaró nulo. De esta forma, el juez ordenó a la Consejería de Sanidad que cubriera la vacante "por la persona que según la bolsa de trabajo corresponda".

Sanidad recurrió, entonces, la sentencia ante el TSJ, pero fue desestimada por el alto tribunal un año después. La Generalitat basó su apelación en la facultad que tienen los directores médicos para seleccionar excepcionalmente aquellos puestos de trabajo que, por sus especiales características, precisen determinadas condiciones de experiencia. Sin embargo, la sala entendió que ese puesto de trabajo [para el que fue contratada la actual secretaria general de los populares valencianos] no requería "característica especial alguna". El TSJ consideró que "lo determinante" en la contratación de Adela Pedrosa fue que "conociera previamente" al subdirector del hospital. "La persona cuyos servicios fueron contratados con carácter laboral fue llamada personalmente por el subdirector de Elda, a quien conocía con anterioridad, para ocupar el puesto de trabajo", señala el TSJ en el apartado de fundamentos de derecho. Además, según la sala, la dirigente popular no tenía experiencia en ese puesto de trabajo. Por ello, dice la sentencia, "cobra relevancia el hecho de que conociera al subdirector". De esta forma, "se quebrantó la norma sobre contrataciones temporales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50