Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

13 académicos de 21 apoyan seguir con el dictamen que frena el Consell

Trece de los 21 miembros que integran la Acadèmia Valenciana de la Llengua han expresado su apoyo a la iniciativa surgida la pasada semana de continuar con la ponencia que debe dictaminar sobre la denominación y la entidad del valenciano. El dictamen, ya consensuado, fue frenado por dos académicos designados por el PP que rectificaron su visto bueno inicial, del mismo modo que la presidenta de la Acadèmia, Ascensión Figures, militante popular. El Consell y el PP han reiterado su oposición a un pronunciamiento de este tipo.

El dictamen adopta el valenciano como la denominación legal, extendida y estatutaria, al tiempo que reconoce la unidad lingüística con el catalán.

Ayer, la secretaria de la Acadèmia, Marisol González (designada académica en el cupo de consenso) firmó el escrito que presentaron nueve académicos la pasada semana. También estamparon su nombre Albert Hauf y Lluís Meseguer. Por tanto, ya constan 12 firmas. Además, el vicepresidente de la Acadèmia, el socialista Josep Palomero, manifestó ayer a este periódico, a su regreso del congreso de la lengua española de la ciudad argentina de Rosario, su intención de firmar el dictamen y así continuar con el trabajo de la ponencia encaminado a conseguir una declaración "pedágógica". Palomero reiteró en el congreso que el valenciano y el catalán son dos denominaciones de una misma lengua.

"Idea política"

Antes, hace años, podía haber una "idea política" detrás de la afirmación de que el valenciano y el catalán son la misma lengua, pero ahora no hay ninguna "proyección ideológica", no tiene "mayor trascendencia" que la de constatar lo que, al fin y al cabo, defiende la comunidad científica mundial, añadió el vicepresidente.

De modo que ahora suman 13 los académicos que pretenden seguir con el acuerdo adoptado con 17 votos a favor en el pleno de la institución del 25 de junio. Plan cuyos plazos se han modificado a raíz de la injerencia política.

La presidenta de la Acadèmia, por su parte, ha realizado movimientos con el objeto de impedir que se apruebe el dictamen, si bien públicamente ha afirmado que éste seguirá su curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 2004