Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos accidentes colapsan los accesos a Barcelona durante más de dos horas

Unos 100.000 coches atrapados en un gran atasco circulatorio

Más de 100.000 vehículos quedaron atrapados ayer durante más de dos horas en un gran atasco circulatorio en los accesos de Barcelona causado por dos accidentes que afectaron a camiones, que ocurrieron simultáneamente en las autopistas B-23 y AP-7, en la hora punta de entrada y salida de coches. Pese a la gravedad de los accidentes sólo hubo heridos de poca consideración.

La gran congestión de tráfico ocurrida en las vías de entrada y salida de la ciudad desde cerca de las siete de la mañana hasta pasadas las nueve obligó a la Guardia Urbana a cerrar todos los accesos a la Ronda de Dalt en sentido Llobregat, ante la evidencia de que esta vía era un callejón sin salida.

El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) el caos circulatorio se produjo por los dos accidentes ocurridos a camiones: el primero en la AP-7, en Mollet del Vallès a las 6.30 horas, y el segundo en la B-23, en Sant Feliu de Llobregat, a las 6.43. Este último siniestro obligó a activar el plan de emergencia Transcat ya que se trataba de un camión cisterna con líquido inflamable. El colapso posterior en las principales arterias de entrada y salida de Barcelona ha abierto un debate sobre la conveniencia de prohibir la circulación de camiones con mercancías peligrosas en horas punta, planteada como argumento para la reflexión en el SCT.

Respecto a esta posibilidad, el concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Hereu, aseguró a la agencia Efe que lo veía bien ya que, en su opinión, "se tendría que regular de alguna forma" el tráfico de mercancías peligrosas en hora punta. El concejal se mostró además favorable a reclamar la responsabilidad social de los camiones que, por negligencia, originen un accidente.

El accidente que más afectó a la circulación fue el de Sant Feliu, en el que el choque de un camión cisterna que transportaba líquido inflamable con dos turismos motivó la activación del plan de emergencias Transcat, que se desactivó a las 9.25.

Por su parte, el accidente del otro camión, en la AP-7, en Mollet, ocasionó también retenciones de hasta 12 kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2004