Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en torno a Carlos de inglaterra

El príncipe de Gales no ve con buenos ojos la ambición profesional de sus sirvientes ni la movilidad social a la que aspiran algunos de sus súbditos británicos. Así se deduce de frases entresacadas de un memorando escrito por el futuro rey de Inglaterra y que se han hecho públicas esta semana en una vista oral por presunto despido improcedente y abuso sexual. "¿Qué mal afecta a todo el mundo estos días?", cuestiona el príncipe Carlos a raíz de una sugerencia de su entonces empleada, Elaine Day, que permitiría a ella y otros colegas con título universitario subir de escalafón dentro de la casa real. "La gente piensa que todos pueden ser estrellas de pop, jueces, brillantes personalidades de televisión o jefes de Estado sin esforzarse ni tener talento natural", escribe. Y vuelve a preguntar: "¿Por qué todos parecen pensar que están cualificados más allá de su capacidad técnica?". Él mismo se responde criticando el sistema educativo británico, "que no admite el fracaso", y ridiculizando lo que describe como "utopía social" que pretende "contradecir las lecciones de la historia". Day captó con claridad el mensaje. "Vino a decir que soy una mujer moderna que aspira por encima de su condición social", declaró ante el tribunal laboral. Ayer hubo un torrente de críticas, así como alguna voz en su defensa, por entrometerse en asuntos, en principio, ajenos a las competencias de un miembro de la familia real. El ministro de Educación, Charles Clarke, se dio incluso por ofendido y tachó al príncipe de "desfasado.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2004