Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los siete inmigrantes que naufragaron en Fuerteventura siguen desaparecidos

Una docena de submarinistas de la Guardia Civil rastreó ayer sin éxito la zona próxima a Fuerteventura donde el pasado viernes desaparecieron siete inmigrantes durante la operación en la que fueron rescatados otros 29 pasajeros de la misma patera.

Los buzos no hallaron los cuerpos pero sí ropas a media milla del lugar donde ocurrió el naufragio. La búsqueda proseguirá hoy en esa zona.

"Sólo se escucharon unos gritos. Luego, sólo unos horribles gemidos; pensaban que iban a morir". Así describió el fotógrafo Juan Medina, un momento del rescate, del que fue testigo. Tras sujetar la patera semihundida a la patrullera de la Guardia Civil, en medio de olas de dos metros de altura, tres inmigrantes subieron a bordo, pero entre los demás cundió el pánico, según Medina. "Comenzaron a pegarse, a pelear por salvarse, se abalanzaron a un mismo lado. Cuando intentabas agarrarlos, se te resbalaban. Tú solo no podías con ese peso muerto", relató el fotógrafo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004