Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Octava jornada de Liga

El Barça se defiende al ataque

El arrollador equipo azulgrana, líder, derrota a Osasuna y ya es el equipo menos goleado, mientras el Sevilla se sitúa segundo

Con el Madrid y el Deportivo aún en fase de rehabilitación y el Valencia en tiempos de tinieblas, sólo el Sevilla aguanta el tirón del Barça. Los azulgrana no frenan y tras ganar a Osasuna (3-0, dos de Eto'o y Ronaldinho, de penalti) cuentan siete victorias en ocho partidos. El equipo de Rijkaard va como un tiro y, pese a su polvorín ofensivo, resulta llamativo que sea el conjunto menos goleado de Primera. A Víctor Valdés nadie le hace pupa y el Barça, que tan mal se ha defendido tradicionalmente, es hoy un fortín para sus rivales. Con la plantilla bien justa -lo que permite que chicos tan adelantados como Iniesta y Messi tengan carrete- este Barça es un seguro en las dos áreas. Eto'o -siete tantos- es el máximo goleador de la Liga y Valdés -tres encajados- es el portero que menos ha sufrido. Por algo, jamás en la historia de la Liga en la octava jornada había habido tanta diferencia entre el primero y el segundo -cinco puntos-.

El perseguidor azulgrana es el hercúleo equipo de Joaquín Caparrós -que ayer venció al Atlético (2-1)- ya es segundo en la Liga y su impacto en la apertura del curso es incuestionable. Caparrós, fiel a su doctrina, ha pulido un equipo muy interesante que pica por dentro (Alfaro, Navarro, Baptista, Makukula, Aranda, Darío Silva...) y vuela por las orillas (Alves, Ramos, David, Sales...). Un mecano que juega con un guión aprendido de carrerilla desde que Caparrós ascendiera al equipo en la temporada 2000- 2001. En las campañas siguientes en Primera el cuadro sevillista siempre ha ido en alza, hasta afiliarse este año a la Copa de la UEFA después de varias décadas de destierro europeo.

El Sevilla, con los ingresos recaudados por Reyes y su tránsito al Arsenal, ha sabido tejer una plantilla de corte y confección en la que no falta futbolistas de altos vuelos, caso de Alves, Renato y Baptista, por ejemplo. Los tres encajan en las convocatorias del mejor equipo del mundo: Brasil. Al toque de clase brasileño el equipo añade una interesantísima seña propia. La cantera funciona en el Sánchez Pizjuán, como demuestra el ascenso semana a semana de Sergio Ramos, Navas o Diego Capel, el chico que debutó ayer con 16 años. Un lujo para un club con gran potencial social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004