Ciutat Vella abanderará la guerra al coche en Barcelona con la peatonalización de 10 calles

El distrito barcelonés tendrá seis nuevos aparcamientos en 2007

No hay piedad para el coche en Barcelona. El Ayuntamiento ha decidido convertir en peatonales o semipeatonales 10 calles del distrito de Ciutat Vella antes de 2007 y promover al menos seis aparcamientos en la zona. Estas medidas se suman a la anunciada subida de hasta el 32% de las tarifas de los aparcamientos subterráneos en la ciudad a partir del mes que viene y el endurecimiento del acceso de vehículos a la ciudad introduciendo límites de tiempo y altas tarifas por aparcar en la calle de hasta 2,75 euros por hora.

Está decidido que serán peatonales las calles del Notariat, y de la Junta de Comerç, Guifré y Cardona, en el Raval, todas a partir de 2006. Y en la plaza de la Gardunya desaparecerán los coches y se habilitará para los peatones, ya que el aparcamiento será subterráneo, según el Ayuntamiento.

En la zona del mercado de Santa Caterina, que reabrirá a principios de 2005, serán peatonales las calles de Sant Jacint, Flor de Lliri y Giralt de Pellicer. A 100 metros, el área de la avenida de Francesc Cambó situada frente al mercado será peatonal en un tramo de 10 metros de anchura. También se prevé que sean calles semipeatonales las de Álvarez de Castro, Gombau, Mestres Casals i Martorell y Arc de Sant Cristòfol.

La avenida de Francesc Cambó también ganará espacio para los viandantes desde el acceso por Via Laietana en su lado mar, según Foment de Ciutat Vella, la empresa municipal encargada de las obras.

En la calle de la Princesa, en el Casc Antic, se limitará el tráfico a vecinos y servicios a partir del año 2006, probablemente con cilindros elevadizos. Y en el barrio de Sant Pere, en La Ribera, se prevé convertir en semipeatonales las calles de Sant Pere més Alt y Sant Pere més Baix. El presidente del eje comercial del Casc Antic, Pau Grau, ha planteado que estas dos vías sean totalmente peatonales, aunque el Ayuntamiento debe decidir el alcance de la medida y de momento se compromete a reducir el tránsito en ambas vías.

Hay más proyectos de peatonalización en estudio, pero se decidirán "cuando estén acabados los planes de vialidad del Raval y del Casc Antic", dice un portavoz del distrito de Ciutat Vella, que dirige el concejal Carles Martí.

Al otro lado de La Rambla, los comerciantes del Raval también han pedido que la calle de Nou de la Rambla sea peatonal, explica el presidente de la Asociación de Comerciantes del Raval, Enric Sánchez. En este caso, el distrito no ha decidido nada al respecto y dice que lo estudiará.

Junto con la peatonalización, varias calles del distrito se reurbanizarán. En el Raval, Arc del Teatre, Valdonzella, Riera Alta y Montalegre; y en el Barri Gòtic, Códols y Carabassa.

En paralelo a la peatonalización, el Ayuntamiento quiere poner en marcha nuevos aparcamientos en Ciutat Vella: en el barrio de la Barceloneta, en la plaza del Poeta Boscà, en los sótanos de la futura sede de Gas Natural y en la plaza del Mar; y en la plaza del Palau, junto a la avenida del Marquès de l'Argentera. También se prevé un aparcamiento subterráneo en la plaza de la Gardunya, detrás del mercado de la Boqueria.

Estas medidas se toman en un distrito, el de Ciutat Vella, que junto con el del Eixample será una inmensa zona azul a partir del año que viene. El Ayuntamiento anunció hace tres semanas que aparcar el coche en Ciutat Vella o el Eixample costará 2,75 euros por hora y sólo se podrá estacionar por ese tiempo. En las otras zonas del centro como Sants, Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Gràcia y Horta se pagarán 2,50 euros por hora y sólo se podrá aparcar dos horas. Los vecinos, en sus respectivas zonas, pagarán un euro a la semana o 0,20 céntimos al día por aparcar en la calle.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción