El Príncipe de Asturias pide la "revitalización" de los pueblos pequeños

El Príncipe de Asturias proclamó ayer que "la revitalización de los pequeños núcleos de población tiene extraordinaria importancia para el porvenir y la consolidación de un presente más próspero y dinámico". Este pronunciamiento lo hizo al pie de las cumbres que rodean Villar de Vildas, un núcleo rural de alta montaña enclavado en el parque natural de Somiedo (Asturias), con cuyos 120 vecinos compartieron una comida típica los Príncipes de Asturias. Varias señoras reclamaron a la Princesa "un pelayín", en referencia a un heredero, y doña Letizia les replicó: "Vendrá, pero todavía no sé cuándo".

Don Felipe entregó a la localidad el premio Pueblo Ejemplar de Asturias. Como ocurriera el viernes en el teatro Campoamor de Oviedo, la alusión a su esposa fue respaldada por los habitantes del lugar con una cerrada ovación. Doña Letizia confesó tras la visita a este paraje natural que se sentía "emocionada".

La cordialidad y afecto primó a lo largo de la jornada. Una señora abrazó con fuerza a la Princesa y don Felipe le previno riéndose: "Señora, no me la rompa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50