Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rectores exigen hablar con Camps ante la incertidumbre financiera

Las universidades carecen de "elementos" para los presupuestos

La situación financiera en los campus es "preocupante". El presupuesto de 2004 se hizo prorrogando las cuentas del 2003, y cuando todos estaban convencidos de un inminente acuerdo de financiación a tres años vista, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, pidió más tiempo y dejó a los rectores pendientes de diseñar las cuentas de 2005. Los afectados piden una reunión "urgente" con el jefe del Consell.

Los rectores de las universidades públicas valencianas se reunieron ayer en Elche y transmitieron cierta preocupación debido a la incertidumbre financiera que planea sobre sus campus. A finales de julio, el entonces consejero de Educación, Esteban González Pons, anunció que se estaba a punto de alcanzar un acuerdo sobre financiación de las universidades, sobre la propuesta y criterios de distribución presentados por los rectores a la Consejería y que preveía la firma en septiembre de un documento al respecto.

Tras la remodelación del Consell y la creación de una consejería específica, dirigida por el ex rector Justo Nieto, uno de los artífices de la propuesta, los rectores confiaban con una aprobación inminente. Sin embargo, el presidente del Consell, Francisco Camps, planteó en la inauguración del curso en la Politécnica un margen más amplio de tiempo y dejó caer que prefiere elaborar una nueva propuesta. "Estamos en un impasse que debemos resolver cuanto antes", comentó ayer en Elche Francisco Tomás, rector de la Universitat de València y actual portavoz de la Conferencia de Rectores de las Universidades Valencianas (CRUV).

Los rectores reconocieron que no tienen "elementos" para elaborar los presupuestos de 2005 y lamentaron las "serias dificultades" económicas que están teniendo algunos equipos para afrontar inversiones y gastos. Tomás recordó el reciente anuncio de Camps de destinar "550 millones de euros" a la financiación de las universidades, pero hasta la fecha ni se ha confirmado ni materializado. Debido a la magnitud del problema, los rectores solicitaron ayer una entrevista con el presidente de la Generalitat, obviando al nuevo consejero, Justo Nieto, para abordar estos problemas presupuestarios.

Durante la reunión de los cuatro rectores, ya que no asistió Francisco Toledo, de la Jaume I de Castellón, los presentes abordaron también la situación en la que se encuentra la investigación, marcada por la finalización de las becas Ramón y Cajal. "Las universidades valencianas no pueden prescindir de unos investigadores tan cualificados", comentó Tomás, que pidió, tanto a la Generalitat como al ministerio, que articulen las medidas necesarias que garanticen la continuidad de estos investigadores.

Los rectores también demandaron adquirir un papel activo en la elaboración de la normativa que regirá la nueva Agencia Valenciana de Acreditación. Por eso solicitaron también una entrevista con Justo Nieto "para que nos tenga en cuenta", dijo el rector de la Universitat de València que valoró positivamente la creación de esta nueva consejería, aunque advirtió de que "carecemos de perspectiva funcional, y eso tiene cosas buenas y aspectos negativos", concluyó el portavoz de los rectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2004