El recuento en Afganistán se iniciará hoy si no hay denuncias graves de la oposición

La Comisión Electoral ha registrado algunas quejas menores contra el proceso electoral

Las protestas de los candidatos contestatarios afganos sobre la jornada electoral del pasado sábado se fueron acallando ayer. Sólo un puñado de quejas menores se había formalizado a las seis de la tarde, cuando cumplía el plazo para presentarlas ante la Comisión Electoral Conjunta. Al parecer, los candidatos quieren dirigirse directamente al recién creado Comité Independiente de Expertos, encargado de estudiar las irregularidades. La ONU decidió que si no hay denuncias sustantivas para hoy a mediodía debe empezar el recuento de los votos.

"Sólo hemos recibido 35 alegaciones del candidato hazara Mohamed Mohaqueq y una del tayico Yunus Qanuni", declaró a esta enviada una fuente próxima a la Comisión. El interlocutor calificó las quejas de Mohaqueq de "muy precisas", aunque no suficientemente graves para invalidar el proceso. "No cuestiona ni su legalidad ni la de la Comisión", apuntó. La única denuncia presentada por Qanuni se refiere a que no pudo votar, una decisión que adoptó por voluntad propia el día de la elección.

Los dos miembros del comité de expertos que se hallan en Kabul ya han empezado a revisar las denuncias. Sin embargo, sigue habiendo dificultades para que la Unión Europea designe al tercer miembro de ese panel. El primer especialista propuesto rechazó la misión y un segundo fue vetado por la ONU al considerar que carecía de suficientes credenciales. Este asunto amenaza con abrir una crisis entre la UE y la oficina de la ONU.

Mientras tanto, la principal organización de observadores afgana criticó tanto el carácter exclusivamente internacional del comité de expertos como el poco tiempo dado a los candidatos para oficializar sus protestas. "Hubiera sido más eficaz la inclusión de un representante de una institución afgana en el comité", defendió la Fundación para unas Elecciones Libres y Justas en Afganistán (FEFA), que con 2.300 voluntarios ha sido el único grupo con observadores en las 34 provincias afganas.

Helicóptero averiado

La FEFA, que admitió el domingo que había "observado numerosas irregularidades durante la jornada electoral", ofreció su ayuda a los candidatos para formalizar las denuncias. El objetivo era evitar que las protestas pasaran a mayores. No obstante, ayer lamentó que "el tiempo dejado para someter quejas sea insuficiente, habida cuenta de las dificultades de transporte y de comunicaciones en Afganistán".

Un ejemplo de ellas fue la avería de un helicóptero de la ONU que transportaba urnas en el corredor del Wakhan, al norte de la provincia de Badakhshan. El aparato, un MI-8 ruso, tuvo un fallo en el motor y efectuó un aterrizaje de emergencia. Lo remoto del área impidió rescatar a los cinco agentes electorales y los tres tripulantes, que se vieron obligados a pasar la noche a 4.200 metros de altitud hasta que un aparato militar pueda rescatarles hoy, junto con las urnas. Ayer sólo fue posible lanzarles un paquete con ropa de abrigo y alimentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50