Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento apoya por unanimidad la libre determinación del Sáhara

El Parlamento de Andalucía aprobó ayer por unanimidad una proposición no de ley de Izquierda Unida, enriquecida con enmiendas de todos los grupos, en apoyo al pueblo saharaui. En la iniciativa se defiende la celebración de un referéndum de autodeterminación, el incremento de las partidas presupuestarias de la Junta para 2005 a los refugiados y se insta al Gobierno central a que !mantenga el esfuerzo de resolución del conflicto en el ámbito de la ONU respetando la legalidad internacional y el legítimo derecho del pueblo saharaui a la libre determinación".

En búsqueda del consenso, IU aceptó una nueva redacción de uno de los puntos de su iniciativa en la que inicialmente se rechazaba la apertura de nuevas vías bilaterales de negociación en la zona, como está auspiciando el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Ésta es la primera vez que se debate una propuesta en el Parlamento sobre el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, gracias a que todos los grupos dieron su consentimiento expreso para su tramitación. El pleno fue seguido por representantes de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui.

Oposición

Como ocurre con los asuntos relacionados con Cuba, el debate sobre el Sáhara occidental fue apasionado, dada la fuerte implicación de miles de familias andaluzas con los niños refugiados en los campamentos de Tinduf. La oposición en bloque criticó la actitud del Gobierno central por considerar que tanto el presidente Zapatero como el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, mantienen una "posición contradictoria" con respecto al segundo plan Baker auspiciado por la ONU, que prevé una autonomía de cinco años para el Sáhara bajo soberanía de Marruecos y la posterior celebración de un referéndum de autodeterminación.

"El Gobierno central ha traicionado estos principios y se ha puesto de perfil en este tema", aseguró la popular Begoña Chacón, en referencia a la decisión de España y Francia de impulsar un acuerdo bilateral entre Argelia y Marruecos.

De "errática" y "ambigua" calificó el portavoz de IU, Ignacio García, la posición del Ejecutivo, que el andalucista José Calvo tildó de "lamentable" ya que, a su juicio, utiliza el contencioso de Sáhara como "moneda de cambio" en su relación con Marruecos.

La socialista Verónica Pérez negó la mayor y afirmó que el Gobierno socialista mantenía un compromiso "real y activo" respecto al Sáhara, frente a la "neutralidad pasiva" del anterior Ejecutivo del PP. "Queremos que el plan Baker sea el marco de referencia, pero no seamos cínicos, porque no se está cumpliendo y para eso hay que poner de acuerdo a las partes", dijo la diputada socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2004