Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veintena de artistas recrea las canciones de Radio Futura

Calamaro, Rosendo, Marlango, Fito y Rosario interpretan temas del grupo en 'Arde la calle'

Después del éxito del recopilatorio de Radio Futura Paisajes eléctricos, una veintena de músicos de diferentes generaciones recrea ahora las canciones de la mítica banda de los ochenta. De Andrés Calamaro, con Veneno en la piel, a Rosendo, con En el chino, o Marlango, con Semilla negra. Versiones libres de un grupo al que, como señaló durante la presentación del disco Fito, el cantante de Fito y los Fitipaldis, le sobran "las buenas canciones". Arde la calle es, según el que fuera líder de Radio Futura, Santiago Auserón, la demostración de que "la música popular española sigue quemando".

Con Santiago Auserón, Luis Auserón y Enrique Sierra sentados en primera fila, media docena de los músicos de Arde la calle presentaron el martes en Madrid el disco. "Todas las versiones aportan algo, son provocadoras, novedosas y hablan muy bien de lo que pasa hoy en el pop español", señaló Santiago Auserón, con gafas de sol y sentado frente a Rosario, Andrés Calamaro; Leiva, cantante del grupo Pereza; Dolo, cantante de Pastora; Dani, líder de El Canto del Loco, y Fito, cantante de Fito y los Fitipaldis. "La gente que ha participado en Arde la calle no suena a Radio Futura, suena a algo a lo que Radio Futura quería parecerse, a la fe ciega que teníamos en que a través de las canciones se puede cambiar algún átomo de esta sociedad. Todos los que habéis elegido una canción nos habéis hecho el favor de demostrar cuáles son vuestras inquietudes, porque cada artista se ha hecho un retrato con la canción escogida y con este disco estáis demostrando que la música popular está viva, está inquieta, y que la calle está ardiendo, incluso quemando", concluyó Auserón.

En Arde la calle, Rosario canta Corazón de tiza con "el deje flamenquillo que tuvo siempre la canción" y "con toda la humildad posible". Andrés Calamaro le da su aire entre socarrón y desgarrado a Veneno en la piel; El Canto del Loco retoma la popular Escuela de calor; Rosendo escoge la fronteriza En el chino; Sexy Sadie, Oscuro affair; Álex Ubago se queda con el primer éxito del grupo, La estatua del jardín botánico; Enrique Bunbury hace una versión de la adaptación que Radio Futura hizo del poema de Edgar Allan Poe Annabel Lee; Carlinhos Brown se agarra al ritmo de El tonto Simón; Mikel Erentxun interpreta Han caído los dos. Raimundo Amador se divierte con El canto del gallo, Ariel Rot y Jaime Urrutia interpretan juntos Condena del amor, La Fuga, 37 grados y Marlango le da la vuelta a Semilla negra: "Radio Futura tiene muchas versiones de Semilla negra, todas alegres", dice Leonor Watling, cantante de Marlango. "Nosotros quisimos hacer una triste porque la letra es muy triste. En realidad sólo queríamos hacer una versión que les gustara mucho a ellos y les sorprendiera". Canciones que pertenecen a la cultura popular urbana y un grupo que, como señaló el crítico Nacho Saénz de Tejada durante la presentación del volumen, "logró entre 1982 y 1992 seis discos fundamentales para la historia del rock español".

Radio Futura fue un grupo diferente por su calidad "y por su actitud", afirmó Leiva, el cantante de Pereza, que realiza una versión de No tocarte, la canción de rabiosa pasión del disco La ley de la frontera, de 1985. "Les sobraba personalidad", añade rotundo Leiva. Fito (que hace una versión de La negra flor, de 1987) añade: "Las bandas nunca me han interesado mucho; lo que de verdad me importa son las canciones, y a Radio Futura siempre le sobraron las buenas canciones". Dani, cantante de El Canto del Loco, confesó que su primer recuerdo de Radio Futura fue la canción, también de 1987, El canto del gallo. Un tema que le dio la idea para el nombre de su grupo.

Andrés Calamaro recordó cuando en 1984 se compró el primer disco de Radio Futura en Las Ramblas de Barcelona: "Algunos nunca tienen el reconocimiento que se merecen, quizá nadie lo tiene nunca. Para mí ha sido un honor participar en este disco. Y sí, arde la calle, incluso arden algunos cerebros. Así que a algo quedará".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2004