Carod admite que Renyer fue su acompañante en la entrevista con ETA

Nueve meses después de su entrevista con la cúpula de ETA en el sur de Francia, el presidente de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod, admitió ayer en el Ateneo Barcelonés que su acompañante en esa reunión fue Jaume Renyer, en aquel entonces miembro del Consell Consultiu de la Generalitat.

Carod y Renyer asistieron a la presentación en el Ateneo de la tercera edición del libro El cas Carod, junto con el autor de la obra, Víctor Alexandre. Ante las 300 personas que llenaron el salón de actos, Carod afirmó: "Es la primera vez que Renyer y yo asumimos públicamente que fuimos los dos quienes tuvimos aquel encuentro".

Si la reunión con ETA levantó una tormenta política que acarreó la salida de Carod del Gobierno catalán, obligó también a Renyer a dimitir como miembro del Consell Consultiu. En la actualidad es director del Centro de Estudios de Temas Contemporáneos del Departamento de Presidencia de la Generalitat.

Carod recordó que fue también con Renyer con quien hace más de 10 años inició contactos para lograr que Terra Lliure abandonara la vía de la violencia. Y le agradeció que hubiera querido participar a principios de 2004 en el intento de lograr el mismo objetivo con ETA.

Un éxito de ventas

El libro que ayer se presentaba se ha convertido en un éxito de ventas para Editorial Proa, según explicó Isidor Cònsul, el editor. Se está ya en los 7.000 ejemplares, una cifra muy alta para un libro de tema político en catalán. En la actualidad se está preparando ya la versión en castellano, con la pretensión de ponerla a la venta a finales de año. Cònsul y Carod aseguraron tener constancia de que el intento de lograr el fin de la violencia de ETA fue acogido con simpatía y esperanza en muchos medios sociales de España, pese a la campaña en contra lanzada por el Gobierno del PP. No obstante, Renyer puntualizó que la obra es responsabilidad exclusiva de su autor y "no es una versión autorizada" por él o por Carod de los hechos que en ella se narran.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente de Esquerra Republicana dijo que en la actualidad "todo aquello queda ya muy lejos" para él. "Estoy ya en otra dimensión", dijo. Pero dejó claro, como ha hecho ya otras veces al referirse a este asunto, que el objetivo de su encuentro con ETA era contribuir en la medida de lo posible al fin de la violencia y que, llegado el caso, "volvería a hacerlo".

No hubo alusiones a la actualidad política, salvo que Carod insistió en que en los procesos de violencia con origen político "al final la gente tendrá que sentarse a hablar" para llegar a una solución. Los 45 años de existencia de ETA ya demuestran, a juicio de Carod, que la vía de la violencia es inútil para quienes hayan creído en ella. Pero agregó que "sería también un error creer que sólo por la vía policial se pone fin al conflicto".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS