El Museo de Bellas Artes de Bilbao muestra 80 obras del ilustrador Gustave Doré

El Museo de Bellas Artes de Bilbao inauguró ayer una muestra de casi 80 obras del ilustrador francés Gustave Doré, que estará abierta hasta el 12 de diciembre. La exposición, comisariada por Emmanuel Guigon, conservador jefe del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Estrasburgo, de donde provienen las piezas, reúne dibujos, grabados, acuarelas, óleos e ilustraciones del artista que revolucionó el mundo de la ilustración.

Gustave Doré (Estrasburgo, 1832-París, 1883) es uno de los más destacados y prolíficos ilustradores y grabadores franceses del siglo XIX a pesar de que murió a los 51 años de edad. El comisario de su muestra, Emmanuel Guigon, lo definió ayer como "el ilustrador por excelencia, el que inventó la ilustración moderna". Javier Viar, director del Bellas Artes de Bilbao, destacó el componente nostálgico de los dibujos de Doré que "puso caras a las novelas". El museo bilbaíno abre la gira de esta muestra que después viajará a la sala de exposiciones San Eloy de Salamanca y al Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Doré fue un artista precoz, explicó Guigon. La muestra Gustave Doré. Obras de la colección del Musée d'Arte moderne et contemporain de Strasbourg ofrece algunos ejemplos de sus dibujos a los 14 o 15 años, pero ya retrataba a sus familiares con cuatro años. Su carrera artística profesional comenzó como caricaturista en París donde trabajó en algunas de las publicaciones francesas más importantes de mediados de siglo, como la revista Journal pour Rire, con sólo quince años. No obstante, fueron sus ilustraciones para clásicos literarios como El Quijote, Orlando Furioso o la Divina Comedia, entre otros, las que le otorgaron gran popularidad. "Desde muy joven quiso ilustrar todos los textos míticos de la literatura universal", indicó Guigon. Con ese fin, estableció un listado de 36 grandes obras maestras de la literatura con la idea de ilustrarlas y aunque el proyecto no llegó a ser concluido, en 1861, realizó las ilustraciones de la primera parte de la Divina Comedia, de Dante, y en 1863 ilustró el Quijote, de Cervantes. También realizó ilustraciones de la Biblia, las Fábulas de La Fontaine, los Cuentos de Perrault y obras de Shakespeare, Rabelais o de Coleridge que fueron editadas en diferentes lenguas y países. "Son libros más de mirar que de leer", comentó Guigon.

Precursor del cómic

El artista francés, según Guigon, fue uno de los que inventó el género del cómic. "Mucho de lo que luego fueron las vanguardias del arte está ya presente en las ilustraciones de Doré", dijo el comisario, que indicó una de las ilustraciones de la exposición, una gran mancha roja, roja de sangre, en una página contra la guerra de Crimea.

Entre los aspectos del artista francés que muestra la exposición se incluye el tema de los paisajes, algo que le fascinó desde niño. Realizó numerosos viajes para ilustrar crónicas en revistas y relatos donde plasmaba su visión de las costumbres, los personajes y los paisajes. En la muestra de Bilbao se presentan varias ilustraciones que realizó en su viaje por España. "Las acuarelas de viajes están rozando la abstracción. Doré transmite sentimiento con el color", apuntó Guigon.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A pesar de su gran popularidad como ilustrador, Doré ansiaba recibir el reconocimiento de los críticos de arte por lo que realizó también pinturas al óleo, a la acuarela e incluso esculturas. Sin embargo y a pesar de que expuso cada año no consiguió obtener el reconocimiento de la pintura académica en Francia.

La exposición Gustave Doré. Obras de la colección del Musée d'Arte moderne et contemporain de Strasbourg se organiza en dibujos enmarcados colgados de la pared y vitrinas con cuadernos del artista y con primeras ediciones de libros ilustrados por él. Procede de las casi 400 obras que el museo de Estrasburgo custodia del ilustrador.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS